La musicoterapia ayuda a los niños con autismo a mejorar sus habilidades.
La musicoterapia ayuda a los niños con autismo a mejorar sus habilidades.

La musicoterapia ayuda a los niños con autismo a conectar con los demás

Estados Unidos

Cuando un niño con autismo puede tocar el piano o cantar, su cerebro podría beneficiarse, sugiere una investigación reciente.

La musicoterapia aumentó la conectividad en redes clave del cerebro, según los investigadores. No solo eso, sino que las sesiones mejoraron las habilidades de comunicación social y la calidad de vida de la familia del paciente.

"El encanto universal de la música hace que sea globalmente aplicable, y se puede implementar con relativamente pocos recursos a gran escala en múltiples ámbitos, como el hogar y la escuela", aseguró la coautora sénior, Aparna Nadig, profesora asociada en la Facultad de Ciencias y Trastornos de la Comunicación de la Universidad de McGill, en Montreal.

El estudio incluyó a 51 niños autistas de 6 a 12 años de edad que fueron asignados al azar a un grupo de musicoterapia o a un grupo de control.

Los niños del grupo de música realizaron sesiones de 45 minutos en que cantaban, tocaban distintos instrumentos y trabajaban con un terapeuta para participar en interacción. Los niños del grupo de control trabajaban con el mismo terapeuta realizando juegos interactivos, pero no actividades musicales.

Tras tres meses, los padres de los niños del grupo de música reportaron unas mayores mejoras en las habilidades de comunicación de sus hijos y en la calidad de vida de la familia, en comparación con los padres de los niños del grupo de control.

Los padres de los niños de ambos grupos no reportaron reducciones en la gravedad del autismo.

Unos escáneres cerebrales revelaron que los niños en el grupo de música habían experimentado un aumento en la conectividad entre las regiones auditivas y motoras del cerebro. También tuvieron una reducción en la conectividad entre las regiones auditivas y visuales, que con frecuencia están demasiado conectadas en las personas con autismo, señalaron los investigadores.

Los hallazgos aparecen en una edición reciente de la revista Translational Psychiatry.

"Estos hallazgos son emocionantes y muy promisorios para la intervención en el autismo", aseguró en un comunicado de prensa de la Universidad de Montreal la autora principal del estudio, Megha Sharda, miembro postdoctoral del Laboratorio Internacional del Cerebro, la Música y el Sonido de la universidad.

Pero es necesario que se investigue con mayor profundidad, indicaron los autores del estudio.

Más información

Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de EE. UU. tienen más información sobre el autismo.

comentarios