La aspirina podría ayudar a tratar la fatiga.
La aspirina podría ayudar a tratar la fatiga.

La aspirina en dosis baja podría ayudar a luchar contra la EM, indica un estudio con ratones

Estados Unidos

Aunque hasta ahora los hallazgos solo son en ratones, unos estudios sugieren que la aspirina (incluso la variedad en "dosis baja") podría ayudar a contrarrestar a la esclerosis múltiple (EM).

La EM es un trastorno autoinmune en que células T aberrantes del sistema inmunitario atacan y destruyen a la capa de proteína protectora de mielina que recubre a los nervios.

Esto provoca un debilitamiento gradual en más de 2.3 millones de personas de todo el mundo que son afectadas por la enfermedad.

"Estudios pequeños anteriores sugerían que la aspirina podría ayudar a tratar la fatiga" y otros síntomas de la EM, anotó el doctorAsaff Harel, neurólogo en el Hospital Lenox Hill, en la ciudad de Nueva York.

Harel no participó en la nueva investigación, que fue dirigida por Susanta Mondal, del Centro Médico Jesse Brown de Asuntos de Veteranos, en Chicago.

En el estudio, el equipo de Mondal administró aspirina a unos ratones creados especialmente par que imitaran la EM humana. Los investigadores encontraron que incluso unas dosis bajas de aspirina (equivalentes a la "aspirina para bebés" de 81 miligramos que muchos toman para prevenir los problemas cardiacos) parecían controlar los síntomas de la EM en los ratones.

Además, el analgésico pareció luchar contra la enfermedad subyacente en sí. La capa de mielina que rodeaba a los nervios mostró menos degradación cuando los ratones tomaban aspirina, reportó el grupo de Mondal en la edición del 27 de noviembre de la revista Science Signaling.

La infiltración de células T destructivas en la médula espinal también se redujo cuando los ratones se asignaron al régimen de aspirina.

"Aunque los resultados con ratones no siempre se traducen a los humanos, nuestros resultados resaltan una propiedad desconocida de la aspirina y sugieren que la aspirina en dosis baja podría readaptarse para la intervención terapéutica en la EM", escribió el equipo del estudio.

Por su parte, Harel concurrió en que "aunque el estudio estuvo bien construido y los resultados son interesantes, este efecto potencial se debe evaluar en unos estudios más grandes y en ensayos clínicos en que participen humanos". Se trata de resultados iniciales, añadió, pero "sin duda ameritan más investigación".

Más información

Para más información sobre la EM, visite la Sociedad Nacional de la Esclerosis Múltiple (National Multiple Sclerosis Society).

comentarios