El contacto piel a piel es una de las técnicas más funcionales para los bebés prematuros.
El contacto piel a piel es una de las técnicas más funcionales para los bebés prematuros.

El contacto piel con piel podría mejorar la supervivencia de los bebés muy prematuros

Los efectos de la madre canguro son inmediatos, evidenciaron los científcos

The New York Times.

Una investigación muestra que el contacto piel con piel inmediato y continuo con la madre reduce el riesgo de muerte de los recién nacidos con un peso bajo en los países más pobres, un hallazgo que demuestra el poder del toque de una madre.

"La idea de proveer contacto piel con piel de inmediato tras el parto a los bebés muy pequeños e inestables se ha encontrado con una resistencia bastante firme, pero alrededor de un 75 por ciento de las muertes ocurren antes de que se considere que el bebé tiene la suficiente estabilidad", anotó el autor del estudio, el doctor Nils Bergman, del Instituto Karolinska, en Suecia.

Entonces, separar a una mamá de su minúsculo hijo recién nacido, ¿necesariamente ayuda al bebé?

LEA: La covid-19 es más letal en las personas que viven con VIH

Los resultados

Para averiguarlo, el equipo sueco observó a más de 3,200 bebés con un peso al nacer de 2.2 a 3.9 libras (de 1 a 1.8 kilos) nacidos en cinco hospitales universitarios en Ghana, India, Malawi, Nigeria y Tanzania, donde las tasas de mortalidad de los bebés con bajo peso al nacer oscilan entre un 20 y un 30 por ciento.

Algunos bebés recibieron contacto piel con piel inmediato y continuo con su madre, también conocido como cuidado de madre canguro inmediato (CMCi), en una unidad neonatal donde las madres también recibían su atención médica.

Por otra parte, el grupo control de bebés recibió la atención estándar, en que ellos y sus madres fueron atendidos en unidades distintas, y solo se juntaban para la alimentación.

Desde que los bebés de ambos grupos tuvieron la estabilidad suficiente, ellos y sus madres fueron transferidos a la unidad regular de CMC.

Durante las primeras 72 horas, los bebés del grupo de CMCi recibieron unas 17 horas de contacto piel con piel al día, en comparación con 1.5 horas en el grupo de control.

En los primeros 28 días, las tasas de mortalidad fueron de un 12 por ciento en el grupo de CMCi y del 15.7 por ciento en el grupo de control, una diferencia de un 25 por ciento.

Los investigadores también encontraron que significativamente menos bebés en el grupo del CMCi tuvieron una temperatura corporal baja o intoxicación bacteriana en la sangre, según el estudio, que se publicó el 26 de mayo en la revista New England Journal of Medicine.

Actualmente, la Organización Mundial de la Salud recomienda que el contacto piel con piel comience tan pronto un recién nacido tenga la estabilidad suficiente, lo que, para los que pesan menos de 4.4 libras (2 kilos) en general conlleva varios días. Pero ahora, la agencia está revisando esa directriz, anotaron los investigadores.

"El mensaje principal es que los recién nacidos con un peso bajo deben recibir contacto piel con piel de inmediato tras nacer, y subsiguientemente en la unidad de atención de parejas de madres e hijos, donde las madres y los bebés son atendidos juntos sin tener que separarse", comentó en el comunicado el autor del estudio, el Dr. Björn Westrup. "Nuestros resultados sugieren que este modelo de atención, que en sí no demanda recursos, podría tener unos efectos de salud significativos".

comentarios