El ejercicio aún en línea ayuda a combatir la soledad de las personas que viven solas.
El ejercicio aún en línea ayuda a combatir la soledad de las personas que viven solas.

El ejercicio en línea puede ayudar a los adultos mayores a sentirse menos solos

Las clases reducen la soledad y el aislamiento social, según un estudio reciente.

The New York Times.

Participar en clases de ejercicio grupales es bueno para los adultos mayores, y no solo de las formas que se podrían prever.

Las clases reducen la soledad y el aislamiento social, según un estudio reciente. Y los resultados iniciales sugieren que esto es cierto incluso después de que la pandemia obligara a que esas clases se realicen de forma virtual.

"A medida que la demografía de nuestro país cambia, más personas que nunca viven solas", comentó la coautora del estudio, la Dra. Allison Moser Mays, geriatra del Centro Médico Cedars-Sinai, en Los Ángeles.

LEA: Una menopausia fuerte podría ser señal de problemas futuros del corazón

"Se prevé que el número de adultos de más de 65 años en EE. UU. haya superado a los 70 millones en 2030, el doble que ahora. Necesitamos formas sostenibles para ayudar a esta creciente población a que le vaya bien a medida que envejecen, o habrá unas consecuencias generalizadas", advirtió Mays en un comunicado de prensa de la universidad.

Como parte de su iniciativa "Leveraging Exercise to Age in Place" (algo así como "aprovechar el ejercicio para el envejecimiento en su sitio"), los investigadores del Centro Médico Cedars-Sinai siguieron a casi 400 participantes de 52 a 104 años entre julio de 2018 y marzo de 2020.

Evita la soledad

Cada participante se reunió con un coach de salud, y se le ofreció elegir entre cuatro clases en nueve vecindarios de Los Ángeles que tenían unas concentraciones altas de adultos mayores con unos ingresos bajos. Los participantes también respondieron a preguntas sobre las conexiones sociales y la soledad antes de comenzar las clases, y después de seis meses.

Los investigadores encontraron que los participantes del estudio experimentaron una reducción de alrededor de un 7 por ciento en la soledad, y una mejora del 3 por ciento en la conexión social tras seis meses.

Los expertos equiparan el daño del aislamiento social en los adultos mayores con fumar 15 cigarrillos al día.

Tras los cierres por la pandemia, 59 participantes siguieron con sesiones virtuales de ejercicio y no tuvieron un cambio estadísticamente significativo en la soledad o el aislamiento social después de más o menos un mes, según el estudio.

La investigación fue presentada por Mays hace poco en la reunión anual virtual de la Sociedad Americana de Gerontología (Gerontological Society of America), y se publicó en una edición reciente de la revista American Journal of Geriatric Psychiatry.

"Los resultados de este estudio son muy emocionantes, porque proveímos un modelo que otros sistemas de salud pueden replicar con facilidad al integrar programas basados en las evidencias en la comunidad con sus organizaciones. No tienen que volver a inventar la rueda", aseguró la autora sénior del estudio, la Dra. Sonja Rosen, jefa de medicina geriátrica del Cedars-Sinai. "El coach de salud es el ingrediente clave, porque se asegura de que nadie se pierda en el proceso".

comentarios