¿Necesita dormir mejor? Busque pareja

Los investigadores también encontraron que los patrones de sueño parecieron sincronizarse cuando las parejas durmieron juntas.

The New York Times.

Aparentemente, las parejas felices son buenos compañeros de cama. Una investigación reciente señala que cuando las parejas felices duermen juntos, tienden a tener más sueño de movimiento ocular rápido (MOR), y con menos interrupciones.

La fase MOR del sueño es cuando se sueña, y se ha vinculado con la regulación emocional, la consolidación de la memoria y la resolución creativa de problemas, apuntaron los investigadores.

"Existe la idea, incluso en la comunidad médica, de que si se duerme con la pareja, quizá piense de forma subjetiva que ha dormido bien o mejor, pero que de manera objetiva, el sueño sufre más interrupciones", comentó el autor principal del estudio, el doctor Henning Drews, residente y experto postdoctoral del Centro de Psiquiatría Integral, en Kiel, Alemania.



Pero, anotó, el estudio actual encontró que "si uno comparte cama con la pareja, no hay nada que decir en contra. Quizá incluso sea bueno para uno".

En el estudio, 12 parejas jóvenes y sanas de 18 a 29 años se ofrecieron como voluntarios para pasar cuatro noches en un laboratorio del sueño. Habían dormido juntos la mayoría de las noches durante al menos tres meses.

Durante dos noches, las parejas durmieron en habitaciones distintas. Las otras dos noches, durmieron juntos. La mitad del grupo permanecieron separados, mientras que la otra mitad comenzaron el estudio juntos.

Los beneficios

Los investigadores usaron la polisomnografía para medir simultáneamente lo que sucedía durante el sueño en cada miembro de la pareja. La polisomnografía provee unas medidas completas durante el sueño, que incluyen a las ondas cerebrales, la respiración, los movimientos, la tensión muscular y la actividad cardiaca.

Basándose en sus respuestas a un cuestionario sobre la relación, las parejas parecían tener unos vínculos firmes.

Cuando durmieron juntos, ambos miembros de la pareja pasaron más tiempo en sueño MOR que cuando durmieron separados, y su sueño MOR sufrió menos interrupciones. Algo interesante es que también movieron sus extremidades más cuando compartieron una cama, pero esto no pareció interrumpir al sueño MOR.

Los investigadores también encontraron que los patrones de sueño parecieron sincronizarse cuando las parejas durmieron juntas. Qué tan estrechamente se sincronizaron pareció vincularse con la firmeza de la relación de la pareja.

Las parejas duermen mejor cuando están juntas por al menos dos motivos, comentó Drews.

"El sueño MOR es un estado durante el cual la capacidad fisiológica del cuerpo para mantener la temperatura se reduce. Por tanto, la presencia de una pareja podría ayudar a estabilizar la temperatura corporal propia", dijo.

Otro motivo es el consuelo psicológico. Relajarse y unos ambientes seguros fomentan el sueño MOR, así que dormir con otra persona podría ayudar a crear una sensación de seguridad.

Jessy Warner-Cohen es psicóloga sénior del Centro Médico Judío de Long Island, en New Hyde Park, Nueva York, y revisó los hallazgos.

"Este estudio resalta el rol del respaldo social en la calidad del sueño", comentó. "Encuentra que dormir con el cónyuge, sobre todo entre los que tienen una relación con una calidad más profunda, [resulta en] un sueño de mejor calidad".

Drews teoriza que las parejas mayores en relaciones felices obtendrían un beneficio al dormir en la misma cama. Pero es probable que las parejas cuyas relaciones no sean buenas, en particular en las que un miembro de la pareja se siente amenazado por el otro, no experimenten el beneficio del sueño. Los investigadores esperan realizar un estudio de mayor tamaño y más diverso en el futuro.

¿Y qué pasa con los solteros? ¿Están condenados a un peor sueño?

Drews dijo que el beneficio de las parejas se observó en un sueño MOR mejor y de mayor duración, de forma que el sueño de toda la noche no se ve afectado. Los solteros (y todos los demás) que deseen mejorar su sueño MOR deben seguir una buena higiene del sueño, al "crear un ambiente que fomente el sueño", aconsejó. Esto significa no realizar actividades estresantes antes de dormir, y no tener ruidos ni luces brillantes en la habitación.

Lauren Broch, psicóloga del Centro de Trastornos del Sueño de Northwell Health, en Great Neck, Nueva York, apuntó tanto a los puntos fuertes como a los débiles del estudio.

"Los puntos fuertes incluyen un ambiente de laboratorio bien controlado con un buen control de las variables que con frecuencia perturban al sueño", dijo Broch. "Pero el tamaño reducido de la muestra, la juventud y el número limitado de noches hacen que resulte difícil generalizar estos hallazgos" a otros grupos de personas.

Aun así, anotó, los hallazgos plantean preguntas importantes sobre cómo el respaldo social y la calidad de la relación podrían afectar al sueño, a la salud mental y al bienestar genera

comentarios