Menos mujeres están sufriendo ACV en comparación a los hombres

El tratamiento trombolítico, también conocido como trombólisis, ha venido a mejorar la condición de muchas mujeres.

The New York Times.

Las mujeres que sufren un accidente cerebrovascular (ACV) tienen muchas más probabilidades que antes de que las traten con trombolíticos, muestra una investigación reciente.

A principios de la década de los 2000, las mujeres que sufrían un ACV tenían un 30 por ciento menos de probabilidades que los hombres de recibir el tratamiento trombolítico, también conocido como trombólisis. Recientemente, la diferencia se ha reducido a un 13 por ciento.

Los investigadores llegaron a esa conclusión al reunir los datos de 24 estudios, que incluyeron a un total de más de un millón de pacientes de ACV, publicados entre 2008 y 2018.

"Nos alegra que la brecha en el tratamiento se haya estrechado, pero sin duda se necesita más investigación sobre por qué persiste una diferencia y si continúa estrechándose", señaló el autor del estudio, Matthew Reeves, profesor de epidemiología y bioestadística de la Universidad Estatal de Michigan, en East Lansing. "Esto tiene una importancia particular a medida que se desarrollan e implementan tratamientos adicionales para el ACV agudo".

Reeves comentó que la diferencia absoluta en las tasas de tratamiento con trombólisis entre los hombres y las mujeres era modesta. "Aun así, incluso unas diferencias pequeñas podrían equivaler a muchas mujeres sin tratar, dado lo común que es el ACV en las poblaciones de adultos mayores", añadió en un comunicado de prensa de la Academia Americana de Neurología (American Academy of Neurology).

Mujeres, las más propensas

Un motivo de la diferencia sexual podría ser que las mujeres llegan al hospital más tarde que los hombres, cuando ya es demasiado tarde para administrar trombolíticos. Como las mujeres son más propensas que los hombres a vivir solas, quizá sea más difícil determinar el momento de inicio de sus síntomas.

"Los tratamientos trombolíticos se deben administrar en cuestión de unas horas a partir del momento en que ocurrió el ACV para ser efectivos, y los retrasos hacen que las personas no sean elegibles para el tratamiento", dijo Reeves.

Otro motivo posible es que a veces el ACV es más difícil de diagnosticar en las mujeres, así que tarda más tiempo, añadió.

comentarios