Tan solo hablar podría propagar la COVID-19, muestra un estudio

Las gotículas que salen al hablar pueden durar hasta ocho minutos en el aire y así propagar la enfermedad

The New York Times.

Las pequeñas gotitas respiratorias producidas al hablar pueden quedar suspendidas en el aire durante al menos ocho minutos, y quizá incluso más, informan los investigadores.

El hallazgo podría explicar por qué las infecciones con el nuevo coronavirus son más comunes en los hogares de ancianos, cruceros y otros lugares confinados con una ventilación limitada, reportó el Washington Post.

Los investigadores usaron luz láser para evaluar los niveles de las pequeñas gotitas respiratorias que salen de las bocas de las personas cuando hablan. El estudio aparece en la edición de la revista Proceedings of the National Academy of Sciences.


"Unas observaciones de distribución altamente sensibles con luz láser revelaron que hablar fuerte puede emitir miles de gotitas de fluido oral por segundo", escribieron los investigadores, del Instituto Nacional de Diabetes y Enfermedades Digestivas y Renales de EE. UU. y de la Universidad de Pensilvania.

Se ha sospechado que las pequeñas gotitas pueden propagar al nuevo coronavirus, pero ha habido opiniones contradictorias entre los expertos. Hay un acuerdo generalizado respecto a que el virus en general se propaga mediante gotitas respiratorias de gran tamaño, reportó el Post.

En este nuevo estudio no se implicó al coronavirus ni a ningún otro virus, sino que solo observó cómo las personas generan gotitas respiratorias al hablar, según el Post

Partículas viruales

El experimento se enfocó en pequeñas gotitas que pueden permanecer mucho más tiempo en el aire. Esas gotitas podrían contener suficiente partículas virales como para infectar a alguien, señalaron los autores, reportó el Post.

Hablar fuerte produce incluso más gotitas, añadieron los investigadores. Apenas un minuto "hablando fuerte" podría generar casi 1,000 gotitas que contengan virus y que permanezcan en el aire más de ocho minutos.

"Este estudio es la medida más precisa del tamaño, el número y la frecuencia de las gotitas que salen de la boca durante la conversación normal y que alcanzan a los oyentes que están alrededor", declaró al Post Benjamin Neuman, virólogo de la Universidad de Texas A&M-Texarkana.

La investigación "no evalúa de forma directa si el virus puede ser transmitido al hablar, pero sí plantea un firme caso circunstancial de que las gotitas producidas en las conversaciones cercanas normales serían suficientemente grandes y frecuentes como para crear un riesgo alto de propagación del SARS-CoV-2 o cualquier otro virus respiratorio entre las personas que no usan máscaras faciales", aseguró Neuman al periódico.

Andrew Noymer, epidemiólogo de la Universidad de California, en Irvine, dijo al Post que "el habla crea unas gotitas que solo respirar no crea. Eso está claro. Bocones del mundo, tengan cuidado. Nos están poniendo en riesgo a los demás".

comentarios