Surgen nuevas esperanzas para las personas que padecen esta enfermedad.
Surgen nuevas esperanzas para las personas que padecen esta enfermedad.

Nuevas terapias para leucemia linfocítica se encaminan hacia la cura

Hoy existen terapias combinadas que pueden ayudar a que la enfermedad frene su progresión y a que se reduzca hasta en un 67%.

Ciudad de México.

Tratar la leucemia linfocítica crónica (LLC) sin quimioterapia actualmente es posible y se ha convertido en una opción que ofrece mejores resultados que hacen pensar en una cura, dijo a Efe un especialista.

"Actualmente, este tipo de leucemia puede tratarse con regímenes combinados, que son tan efectivos que pueden frenar la progresión de la enfermedad", explicó Othman Al-Sawaf, jefe de la División de Hematología y Oncología del Hospital Universitario de Colonia, en Alemania.

El investigador señaló que esta nueva terapia combina medicamentos orales con biológicos, lo que además de lograr que la enfermedad permanezca indetectable ofrece un tratamiento por tiempo limitado, ya que solo dura dos años.



"Esto nos acerca más hacia un buen control de la enfermedad y, en un futuro, podríamos pensar en una curación", aseveró Al-Sawaf, quien se basa en el estudio CLL14, primer ensayo aleatorizado que se realizó en 432 pacientes de Europa, Estados Unidos y América del Sur.

El especialista, que estuvo en la Ciudad de México para exponer los resultados de dicho estudio en la IV Reunión Anual de Expertos de Hematología, señaló que la LLC es un tipo de cáncer de avance lento en la médula ósea y la sangre, en el cual los glóbulos blancos llamados linfocitos se vuelven cancerosos y se multiplican de forma anormal.

Estos linfocitos anómalos acaban acumulándose en la sangre, médula ósea, ganglios linfáticos, hígado y bazo.

Es frecuente en hombres

En fases avanzadas, cuando el número de linfocitos acumulados es muy elevado, los pacientes cuentan con muy pocas opciones terapéuticas eficaces y, por ende, "con una corta esperanza de vida".

La LLC es dos veces más frecuente en hombres que en mujeres y la edad promedio de diagnóstico es de 70 años, siendo rara su detección antes de los 40 años.

Además, es uno de los tipos de leucemia más comunes en adultos y representa el 30 % de las leucemias, mientras que la supervivencia media de este cáncer de la sangre varía entre 10 y 12 años.

Es por ello que actualmente existen terapias combinadas que pueden ayudar a que la enfermedad frene su progresión y a que se reduzca hasta en un 67 % el riesgo de muerte.

Sin embargo, para ello es necesario que al paciente se le realicen análisis cromosómicos para detectar si existen en ellos defectos en los cromosomas que evitan que el tratamiento tenga éxito.

"Es un régimen de tratamiento que tiene una duración fija de 24 meses, lo que permite que haya una mejor gestión de la enfermedad", aseguró el especialista.

Explicó que la combinación de un medicamento oral con un medicamento biológico es la única terapia libre de quimioterapia que consigue "respuestas profundas y duraderas, lo que va a suponer un cambio en el abordaje de la LLC en próximos años".

Nueva opción

Hasta la aparición de los nuevos fármacos, los pacientes tenían que depender en gran medida de la quimioterapia como tratamiento inicial, pero ahora tienen esta nueva opción "que les permite vivir más tiempo sin progresión de la enfermedad y completan su tratamiento en pocos meses".

El objetivo del estudio, que ya fue publicado en la revista The New England Journal of Medicine, era saber si existía una diferencia en la supervivencia libre de progresión en los pacientes que fueron tratados con terapias combinadas.

Los resultados concluyeron que los pacientes tratados con una terapia combinada tuvieron una supervivencia libre de progresión de 88,2 % a los dos años de tratamiento, mientras que con el anterior tratamiento esta proporción se reduce a 64,1 %.

Además, a los tres meses de detener el tratamiento con la combinación se observaron tasas de enfermedad mínima residual indetectable en comparación con el tratamiento estándar.

Al-Sawaf señaló que estas terapias dan un vuelco importante a los tratamientos convencionales al ser "más efectivos y mejor tolerados".

"Esto representa un cambio de paradigma en la forma en que estos pacientes deben ser tratados", finalizó. EFE

comentarios