Crean pierna artificial que ayuda a mover la rodilla y sentir hasta el suelo

Madrid, España.

Una nueva pierna protésica es capaz de hacer sentir su uso, lo que mejora el rendimiento al caminar y reduce el dolor del miembro fantasma, según un estudio que publica este lunes Nature Medicine.

La prótesis, probada en dos pacientes, está equipada con sensores externos que representan el tacto y la presión del pie, así como el ángulo de la rodilla, los cuales transmiten señales sensoriales al sistema nervioso a través de un conjunto de electrodos de estimulación implantados en el nervio tibial.

INTERESANTE
Las personas que utilizan la prótesis son capaces de sentir hasta el suelo, además pueden mover las rodillas.

Los dos pacientes apuntados por encima de la rodilla mejoraron su velocidad y confianza al caminar y aumentaron su resistencia tanto en el ambiente del laboratorio como en el mundo real, además de notar una reducción del dolor en el denominado miembro fantasma.

Sienten hasta tocar el suelo

Los autores del estudio, de la Escuela Politécnica de Zúrich, la Universidad de Belgrado y la empresa suiza Sens Ars, consideraron prometedor el uso de esta prótesis de retroalimentación, aunque indicaron que serán necesarios nuevos ensayos en grupos más amplios y durante más tiempo.

EN DETALLE
Una prótesis es una extensión artificial que reemplaza o provee una parte del cuerpo que falta por diversas razones. Una prótesis ortopédica es la que reemplaza un miembro del cuerpo, cumpliendo casi la misma función que un miembro natural, sea una pierna, un brazo, un pie, una mano, o bien uno o varios dedos.

Al caminar, las personas con las piernas intactas sienten cuando mueven la rodilla y cuando los pies tocan el suelo, sin embargo aquellas que usan prótesis no saben con precisión dónde está esta, cómo se mueve o el tipo de terreno que pisa.

Este estudio muestra "lo beneficioso que es para la salud de las personas con amputación tener una prótesis que funciona con implantes neurales para restaurar la respuesta sensorial", indica en un comunicado Stanisa Raspopovic, de la Escuela Politécnica de Zúrich.

El equipo de investigadores creó algoritmos para traducir la información de los sensores táctiles y de movimiento en impulsos eléctricos -el lenguaje de sistema nervioso- que llegasen al nervio residual, que los transmite al cerebro, es capaz de sentir la prótesis y ayuda al usuario a adaptar su forma de caminar, según explica el comunicado. EFE

comentarios