El síndrome del corazón roto provoca un dolor de pecho repentino e intenso y una falta de aire
El síndrome del corazón roto provoca un dolor de pecho repentino e intenso y una falta de aire

¿Un corazón roto puede contribuir al cáncer?

Estados Unidos

El "síndrome del corazón roto" quizá no solo dañe al corazón, sugiere una nueva investigación.

Aunque en investigaciones anteriores el estrés extremo de perder a un ser querido se ha vinculado con problemas cardiacos, un nuevo estudio encontró que una de cada seis personas con síndrome del corazón roto también tenía cáncer. Y lo que es peor aún, era menos probable que sobrevivieran a su cáncer cinco años tras el diagnóstico.

"Parece haber una potente interacción entre el síndrome de Takotsubo [el síndrome del corazón roto] y los tumores", señaló el autor sénior del estudio, el doctor Christian Templin, director de atención cardiaca aguda en el Hospital Universitario de Zúrich, en Suiza.

"Por tanto, se debería recomendar a los pacientes con síndrome de Takotsubo que participen en las pruebas de detección del cáncer para mejorar su supervivencia en general", dijo, y añadió que lo contrario también es verdad. Pero el estudio no probó que una cosa provoque la otra.

El síndrome del corazón roto provoca un dolor de pecho repentino e intenso y una falta de aire que se puede confundir con un ataque cardiaco. Esos síntomas son una reacción a un aumento súbito en las hormonas del estrés, según la Asociación Americana del Corazón (American Heart Association, AHA).

La afección hace que la principal cámara de bombeo del corazón se agrande, apuntaron los investigadores. Y eso significa que el corazón no puede bombear sangre de forma efectiva.

El síndrome del corazón roto puede suceder después de casi cualquier experiencia intensamente emocional. La muerte de un ser querido, una ruptura o el divorcio, los problemas financieros e incluso una experiencia intensamente positiva como ganarse la lotería pueden desencadenar el síndrome del corazón roto, señaló la AHA.

Un estrés físico importante también puede desencadenar el síndrome del corazón roto. Un traumatismo físico o una cirugía, la insuficiencia respiratoria y las infecciones son ejemplos de tipos de estrés físico que pueden contribuir al síndrome del corazón roto, anotó el estudio.

El nuevo estudio incluyó a poco más de 1,600 personas con síndrome del corazón roto. Los participantes fueron reclutados en 26 centros médicos de nueve países distintos, incluyendo a ocho países de Europa y a Estados Unidos.

Entre los diagnosticados con cáncer, la mayoría fueron mujeres (un 88 por ciento), y su edad promedio fue de 70 años.

La incidencia de casos de cáncer fue mucho más alta de lo que normalmente se prevería, dijo Templin. Esto sucedió en ambos sexos y en todos los grupos de edad. Por ejemplo, en las mujeres de hasta 44 años, la tasa anticipada de cáncer es del 0.4 por ciento, pero entre las que tenían el síndrome del corazón roto fue de un 8 por ciento. En los hombres de 45 a 64 años, la tasa prevista de cáncer era del 2 por ciento, pero entre los que tenían el síndrome del corazón roto fue del 22 por ciento. En hombres y mujeres mayores, los casos previstos de cáncer se multiplicaron por más de dos entre los que tenían síndrome del corazón roto, respecto a lo que se habría previsto.

El tipo de cáncer más común fue el cáncer de mama. Otros cánceres afectaron a áreas como el sistema digestivo, las vías respiratorias, los órganos sexuales internos y la piel.

Las personas que también tuvieron cáncer fueron más propensas a tener un desencadenante físico del síndrome del corazón roto, en lugar de uno emocional, mostraron los hallazgos.

Templin dijo que no está claro a partir del estudio exactamente cómo esas afecciones están vinculadas, aunque anotó que el estrés de un diagnóstico de cáncer podría desencadenar el síndrome del corazón roto. También es posible que los cambios metabólicos u hormonales provocados por el cáncer aumenten el riesgo de síndrome del corazón roto.

El Dr. Guy Mintz, director de salud cardiovascular y lipidología en el Hospital Cardiaco Sandra Atlas Bass de Northwell Health en Manhasset, Nueva York, dijo que "muchos pacientes con cáncer presentan tanto un estrés emocional significativo como múltiples intervenciones médicas, los desencadenantes más comunes encontrados en este estudio".

Pero anotó que "el estudio fue demasiado pequeño y los cánceres demasiado variables como para sacar conclusiones sobre un mecanismo directo y la interacción de los dos diagnósticos en la longevidad".

Mintz señaló que es importante que los médicos sean conscientes del vínculo entre el síndrome del corazón roto y el cáncer, de forma que los médicos (por ejemplo los de atención primaria, los oncólogos y los cardiólogos) puedan intervenir en un momento más temprano del desarrollo de cualquiera de las dos afecciones.

Los hallazgos se publicaron en la edición en línea del 17 de julio de la revista Journal of the American Heart Association.

Más información

Para más información sobre el síndrome del corazón roto, visite la Asociación Americana del Corazón.

comentarios