Recuerde las señales para estar alerta ante cualquier cambio en el estado de ánimo de su hijo.
Recuerde las señales para estar alerta ante cualquier cambio en el estado de ánimo de su hijo.

¿Está su hijo deprimido o tiene tendencias suicidas? Estas son las señales de advertencia

Estados Unidos

Muchos padres creen que a sus hijos no podría sucederle, pero la cantidad de niños y adolescentes que son admitidos a hospitales pediátricos por pensamientos de autolesión o suicido es alarmante.

Cada año, 4,600 jóvenes de 10 a 24 años se suicidan, y 157,000 son tratados en los departamentos de emergencias por autolesiones, según los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) de Estados Unidos. Una encuesta reciente de estudiantes de secundaria reveló que un 16% han pensado en el suicidio seriamente, un 13% habían desarrollado un plan, y un 8% habían intentado suicidarse en el año anterior. La depresión pediátrica es real y devastadora.

Los padres pueden tomar medidas para intentar prevenir la depresión de sus hijos y mantenerlos emocionalmente sanos durante su crecimiento. Ayúdelos a crear una red social a una edad temprana mediante las nuevas amistades; la participación en los deportes, las actividades extraescolares o los pasatiempos; y membresías en organizaciones con programas para jóvenes. Y los padres deben estar alertas a las señales tempranas de depresión, algo que es igual de importante. Hay muchas señales de advertencia que los padres deben conocer, según Mental Health America, una organización sin fines de lucro, por ejemplo los temores excesivos, la ansiedad y la irritabilidad.

Señales de depresión infantil

Un bajo rendimiento escolar.

La pérdida del interés en los amigos y las actividades favoritas.

No comer o dormir bien Sentirse tristes, desesperanzados y/o enojados.

La falta de autoestim.

a La falta de entusiasmo, energía o motivación.

Las reacciones exageradas a las críticas, y tener problemas para manejarse ante las figuras de autoridad.

No poder concentrarse, y actuar de forma inquieta y agitada.

El uso de alcohol y drogas recreativas.

Si su hijo muestra señales de distrés emocional, no dé por sentado que es algo pasajero.

Los jóvenes necesitan la orientación de los padres y otros adultos para comprender y procesar todas las emociones que experimentan. Anímelos a compartir sus sentimientos, y búsqueles ayuda de profesionales de la salud mental con experiencia en la depresión infantil, sobre todo si su estado de ánimo evita que funcionen normalmente en el día a día.

Nunca ignore las conversaciones sobre el suicidio, y recuerde que podrían ocurrir con términos sutiles o imprecisos. Tenga especial cuidado si hay antecedentes familiares de depresión, dado que esto aumenta el riesgo del niño o adolescente.

Más información

Mental Health America ofrece más información sobre la depresión en los adolescentes y cómo conseguir ayuda para su hijo.

comentarios