La dieta mediterránea es rica en legumbres, verduras, pescado y aceite de oliva.
La dieta mediterránea es rica en legumbres, verduras, pescado y aceite de oliva.

Más motivos para seguir la dieta mediterránea

Estados Unidos

Cada vez más investigaciones respaldan los beneficios para la salud de la dieta mediterránea, que es la forma de comer que siguen las personas que viven en países alrededor del mar Mediterráneo, como Grecia e Italia.

Varios estudios han indicado que podría ayudar a prevenir la enfermedad de Alzheimer y otros cambios relacionados con el pensamiento y la memoria. También podría reducir las probabilidades de desarrollar diabetes tipo 2. Y comer de esta forma cuando se es más joven puede aumentar las probabilidades de vivir más allá de los 70 años de edad sin enfermedades crónicas.

Aunque algunos estudio han planteado dudas sobre sus aparentemente infinitos beneficios para la salud, en diciembre de 2018 se anunciaron unas evidencias más definitivas sobre su valor en un estudio realizado en el Hospital Brigham and Women’s y la Facultad de Medicina de la Universidad de Harvard. Los investigadores encontraron que entre las mujeres que seguían la dieta más de cerca, la enfermedad cardiaca se redujo en más de un 25 por ciento.

También es importante no perder de vista el panorama general: como se trata de una dieta que utiliza alimentos frescos en lugar de opciones empaquetadas o procesadas, puede ser una forma saludable para que todo el mundo siga las directrices nutricionales generales para el bienestar.

Un aspecto que les gusta a las personas sobre la dieta mediterránea es su flexibilidad; se trata más bien de un estilo de alimentación que de un régimen estricto. Eso significa que, dentro de los parámetros de lo aceptable, hay muchas opciones y se pueden crear unos menús diarios propios.

El núcleo de la dieta mediterránea

Las verduras (excepto las papas) La fruta Los frutos secos Los granos integrales Las legumbres, incluyendo los frijoles El pescado Las olivas y el aceite de oliva Se permiten una copa de vino tinto al día y cantidades limitadas de pollo cada semana. Las carnes rojas y grasas, y los dulces, se deben limitar a unas pocas veces al mes.

La moraleja: para una dieta deliciosa que ofrece grandes beneficios para la salud, la dieta mediterránea podría ser una magnífica opción.

Más información

La Asociación Americana del Corazón (American Heart Association) ofrece más información sobre la dieta mediterránea.

comentarios