El insomnio podría estar en sus genes

Estados Unidos

¿No puede dormir de noche? Quizá la genética tenga la culpa.

En un nuevo estudio, se precisaron docenas de regiones genéticas vinculadas con el insomnio, y los investigadores también reportan un vínculo entre el insomnio y la enfermedad cardiaca.

Investigadores estadounidenses y británicos analizaron los datos de más de 450,000 personas en Reino Unido, de las cuales un 29% reportaron un insomnio frecuente, e identificaron 57 regiones genéticas asociadas con el insomnio.

Esos vínculos fueron independientes de los factores de riesgo conocidos del insomnio, como el estilo de vida, el consumo de cafeína, la depresión o el estrés.

"Nuestros hallazgos confirman un rol de la genética en los síntomas de insomnio, y amplían las cuatro [regiones genéticas] encontradas antes en esa afección", señaló la autora principal del estudio, Jacqueline Lane, investigadora en el centro de Medicina Genómica del Hospital General de Massachusetts, en Boston.

"Todas esas regiones identificadas nos ayudan a comprender por qué algunas personas desarrollan insomnio, cuáles vías y sistemas están afectados, y apuntan a unos posibles objetivos terapéuticos nuevos", añadió Lane en un comunicado de prensa del hospital.

Los investigadores también encontraron evidencias de que un aumento en los síntomas de insomnio casi duplicaba el riesgo de enfermedad de la arteria coronaria. También se vincularon con la depresión y con una reducción en la sensación de bienestar.

"El insomnio ha tenido un impacto realmente significativo en millones de personas de todo el mundo. Hace mucho que sabemos que hay un vínculo entre el insomnio y la enfermedad crónica. Ahora, nuestros hallazgos sugieren que la depresión y la enfermedad cardiaca en realidad son un resultado de un insomnio persistente", advirtió el autor coprincipal, Samuel Jones, investigador en la Universidad de Exeter, en Inglaterra.

Lane dijo que estos resultados abren posibilidades de futuros medicamentos. "Todas las regiones identificadas son nuevos objetivos terapéuticos posibles del insomnio, y 16 de esas regiones contienen objetivos farmacológicos conocidos", afirmó.

A su vez, esto podría tener un efecto en la enfermedad cardiaca, ya que "las nuevas relaciones causales indican la utilidad potencial de las terapias contra el insomnio como posibles tratamientos para la enfermedad de la arteria coronaria y la depresión", añadió Lane.

El estudio aparece en la edición en línea del 25 de febrero de la revista Nature Genetics.

El insomnio afecta a entre un 10 y un 20 por ciento de las personas en todo el mundo, y los estudios han sugerido que alrededor de un tercio del riesgo de insomnio es heredado.

Investigaciones anteriores han sugerido que el insomnio aumenta el riesgo de trastornos de ansiedad, alcoholismo, depresión mayor y enfermedad cardiaca, pero se sabía poco sobre los mecanismos implicados en ese aumento del riesgo.

Más información

La Academia Estadounidense de Médicos de Familia (American Academy of Family Physicians) ofrece más información sobre el insomnio.

comentarios