Estos peinados causan la pérdida gradual del pelo debido al daño en el folículo por la tensión prolongada.
Estos peinados causan la pérdida gradual del pelo debido al daño en el folículo por la tensión prolongada.

Estilos de peinado que pueden conducir a la pérdida de pelo

Estados Unidos

Los estilos de peinado son una característica definitoria para muchas personas, pero algunos peinados pueden también dañar a los folículos pilosos.

Una revisión de 19 estudios de Johns Hopkins encontró que muchos estilos de peinado pueden conducir a una afección conocida como alopecia por tracción. Se trata de la pérdida gradual del pelo debido al daño en el folículo por la tensión prolongada o repetida en las raíces. Es particularmente común entre las mujeres negras, pero puede afectar a cualquiera.

Los investigadores categorizaron los peinados y técnicas de estilismo en un riesgo bajo, moderado o alto, basándose en el grado al cual exponían a los folículos a factores como la tensión, el peso, el calor y las sustancias químicas.

Los estilos de peinado más dañinos son los que implican mucha tensión o que halan en un sentido, como las colas, las trenzas, los nudos y los moños, además de las rastas, las extensiones y los postizos, sobre todo cuando se pegan al pelo desrizado químicamente. El desrizado también puede conducir a que el pelo se rompa. Las extensiones también pueden provocar daño cuando se pegan directamente al cuero cabelludo y se quitan luego. Los estilos apretados y el peso añadido de los aumentos de pelo pueden conducir a roturas, y finalmente a la pérdida.

El alisado excesivo con planchas o secadoras, que debilita al tallo del cabello y aumenta las probabilidades de pérdida del pelo por el peinado adicional, conlleva un riesgo moderado. Las sustancias químicas usadas en las permanentes y las pelucas que se pegan con clips y adhesivos también son preocupantes.

Los peinados de bajo riesgo son los moños sueltos y los estilos en que el pelo cuelga y no se hala.

Para minimizar el daño, no se deje las trenzas más de dos a tres meses. Quítese los postizos y las extensiones tras seis a ocho semanas para que los folículos se puedan recuperar del estrés. Y evite usar peinados altos cada día; varíe el estilo de su pelo con regularidad.

Más información

La Biblioteca Nacional de Medicina de Estados Unidos ofrece más información sobre la pérdida del pelo y recursos para el tratamiento.

comentarios