Aproveche los beneficios de los tés.
Aproveche los beneficios de los tés.

Los tés contienen vitaminas y minerales beneficiosos para el organismo

Redacción

Diciembre es sinónimo de infusiones cálidas que ayudan a hacerle frente a los primeros fríos invernales y acompañan con su aromas y sabores las largas sobremesas de temporada.

"Para quienes amamos beber té, la época decembrina es uno de los momentos más esperados del año. Es cierto que tés puros y blends pueden disfrutarse todo el año, sin embargo, es en estas fechas cuando adquieren un carácter especial.

"No se trata de una mera cuestión térmica, en la que el frío obligue a incorporar muchas más bebidas calientes. Más bien es de una temporada en la que abundan los aromas y sabores especiados, melosos y contundentes, los cuales demandan infusiones de igual potencia sensorial", señala Cecilia Corral, directora académica de la Escuela Mexicana de Té.

Del lado de la camellia sinensis, Navidad exige pensar en tés negros chinos de altísima oxidación, repletos de tonos dulces y frutos cocidos, con leves tostados y ligeras notas de humo; también en hebras producidas en la región de Darjeeling, India, de dominante carácter cítrico y marcada astringencia.

"Algunos oolongs de alta oxidación, como el popular Oriental Beauty, que deriva en infusiones de intensa frutalidad, dulzor y matices tostados, también son ideales para servir en estas fechas.

"Sin embargo, más allá de tés puros, son los blends de té los grandes invitados a la mesa decembrina. Estas mezclas de hojas y brotes de camellia sinensis con flores, frutos, especias, hierbas y esencias resumen en taza todo el carácter festivo de la época", revela Corral.

Canela, clavo de olor, vainilla, pimienta negra y muchas especias cálidas, así como manzanas, ciruelas pasas, peras, frutos secos, nueces, cacao tostado, jengibre y regaliz, se cuentan entre los ingredientes ideales para enriquecer la infusión.

"No se trata de diseñar sofisticados blends de té caseros, sino de simplemente dar un giro a las hebras que habitualmente consumimos. Añadir una rodaja de naranja o lima en taza, por ejemplo, permite enriquecer el aroma y sabor de té negros terrosos y frutales. Agregar un par de semillas de cacao tostado e incluso una pizca de ralladura de chocolate oscuro ayudan a dar tono navideño a tés verdes tostados o blends de pu-erh con almendras, avellanas y nueces", detalla.

Tazas ¡al punto!

Preparar la taza decembrina perfecta tiene su chiste. La clave es lograr el equilibrio entre cantidad de té, calidad del agua y tiempo y temperatura de infusión.

"El té debe infundirse de acuerdo con su tipología, sin importar si se trata de hebras puras o de mezclas de camellia con frutas, flores, hierbas y otros ingredientes.

"Es importante procurar la correcta proporción entre sólidos y líquidos: un gramo de té por cada 80 a 90 mililitros de agua. Es muy importante colocar primero el té en taza o tetera, y después verter el líquido caliente, de lo contrario muchas de las hojas no lograrán hidratarse correctamente y perderán expresión.

"El agua natural de manantial es perfecta para afinar los sabores del té y suavizar su astringencia natural, sin embargo, los jugos frutales también pueden emplearse como medios de infusión", explica Ariana Jurado, fundadora de TIANTÉ Casa de Té.

La relación entre tiempo y temperatura también es fundamental. Los tés menos oxidados, como blancos y verdes, requieren temperaturas más bajas y tiempos más cortos de infusión; los tés con mayor grado de oxidación, como negros y pu-erh, necesitan más calor y tiempo para mostrar toda su complejidad.

"Los tés blancos se comportan bien sobre los 80 °C, por tres minutos; los verdes sobre 75 °C, por entre dos y dos minutos y medio; los oolong de mediana oxidación sobre 85 °C, por hasta tres minutos y medio, y los negros y pu-erh sobre agua a punto de ebullición, por hasta cuatro minutos y medio.

"Para incorporar el sabor de vainilla, cítricos y especias basta con infundir primero el té, servirlo caliente en taza y después añadir estos productos directamente. De esta forma se evita la extracción de taninos y amargor excesivo de las hojas de camellia", recomienda.

El toque navideño
Una selección de ingredientes para dar un giro a sus tazas de Noche Buena:
Cítricos
+ Mezclan con tés negros terrosos y frutales, aunque también con oolongs de alta oxidación y blends aromatizados con nueces, frutos secos y caramelo.
+ Una rodaja de naranja o mandarina en taza, con todo y cáscara, brinda deliciosos acentos amargos a la infusión.

Cacao tostado
+Ideal para enriquecer tés verdes tostados, como el hojicha japonés, así como tés negros ahumados, pu-erh y mezclas con almendras, avellanas y nueces.
+Es perfecto con lends que soportan un toquecito de leche, como el English Breakfast o el Masala Chai.

Vainilla
+ Combina con tés negros de marcada frutalidad y astringencia, así como rooibos y blends de tés de alta oxidación aromatizados con cítricos y especias cálidas.
+ El dulzor natural la vainilla ayuda a potenciar las notas frutales de la infusión de camellia.

Especias cálidas
+ Acompañan tés negros puros, pu-erh y blends de tés de alta oxidación igualmente potentes, así como a mezclas de rooibos y frutas de temporada.
+ Jengibre seco, canela, cardamomo, anís estrella y clavo de olor son perfectos para imprimir matices especiados al tradicional ponche navideño.

* Diseñador de té, experto en protocolo y ceremonia de esta bebida. Sommelier por la Tea and Herbal Association de Canadá y director de la Escuela Mexicana de Té.



comentarios