Usar lentes de contacto reduce más el oxígeno mientras se duerme.
Usar lentes de contacto reduce más el oxígeno mientras se duerme.

Usar lentes de contacto todo el día y la noche puede producir infecciones y ceguera, advierten los médicos

Estados Unidos

Infecciones peligrosas y úlceras en los ojos que provocan ceguera: esos son solo algunos de los problemas que pueden provenir de usar los lentes de contacto demasiado tiempo.

En general, los lentes de contacto se consideran seguros, pero usarlos mientras duerme aumenta de forma significativa el riesgo de desarrollar complicaciones graves que pueden provocar una pérdida visual permanente, advierten los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) de Estados Unidos.

En un caso, un hombre de 34 años que nadaba mientras usaba sus lentes de contacto, y que también los usaba mientras dormía tres o cuatro días a la semana, desarrolló una forma rara pero que puede potencialmente provocar ceguera de queratitis, causada por un organismo microscópico.

La queratitis (una inflamación de la córnea) es la causa de un estimado de un millón de visitas ambulatorias y al departamento de emergencias cada año, según los CDC.

En otro caso estuvo implicada una chica adolescente que desarrolló una úlcera y cicatrices en la córnea tras usar unos lentes no recetados mientras dormía.

Y otro caso fue el de un hombre de 57 años de edad que casi perdió la vista en un ojo tras usar sus lentes de contacto blandos sin interrupción durante dos semanas, sin limpiarlos a diario.

En ese caso, el paciente al final requirió un trasplante de córnea en el ojo derecho tras sufrir una infección bacteriana y una córnea perforada.

"Hace años que se reconoce el aumento en el riesgo de desarrollar una infección en la córnea al usar lentes de contacto para dormir", explicó el doctor Oliver Schein, profesor de oftalmología y vicepresidente de calidad y seguridad del Instituto del Ojo Wilmer de la Universidad de Johns Hopkins, en Baltimore. Schein no participó en este estudio sobre reportes de caso.

Dado que 45 millones de estadounidenses usan lentes de contacto con regularidad, los CDC están resaltando el problema en colaboración con la Asociación del Ojo y de los Lentes de Contacto (Eye and Contact Lens Association) y EMERGEncy ID NET, una red de vigilancia de las enfermedades.

Juntas, las organizaciones publicaron un nuevo informe en la edición de enero de la revista Annals of Emergency Medicine que describe las experiencias de seis pacientes que desarrollaron recientemente infecciones en la córnea tras usar lentes de contacto para dormir de forma rutinaria. El informe fue dirigido por el doctor Jon Femling, de la Facultad de Medicina de la Universidad de Nuevo México.

A pesar de la introducción de los hidrogeles de silicona en los años 90, el riesgo general de infección en la córnea se ha mantenido constante durante décadas, señaló Schein, y afectan a más o menos uno de cada 2,500 usuarios de lentes de contacto.

Pero ese riesgo es "al menos 10 veces más alto entre los que eligen dormir con los lentes puestos. Desaconsejo esa práctica siempre que puedo", añadió.

En cuanto al motivo de que el riesgo sea más alto, Schein citó varios factores que "favorecen el crecimiento microbiano [de gérmenes]" siempre que los ojos están cerrados, entre ellos "los microtraumas en la superficie de la córnea", una reducción en la producción de lágrimas, y un aumento en la temperatura y la humedad.

Amy Watts, directora del servicio de optometría y lentes de contacto, y directora del servicio de rehabilitación de la vista de Massachusetts Eye and Ear en Boston, dijo que la función de la córnea también tiene un rol.

"La córnea es la única parte del cuerpo que recibe su oxígeno de la atmósfera y no de nuestro torrente sanguíneo", anotó.

"Cuando cerramos los ojos de noche, reducimos la cantidad de oxígeno de las córneas al aislarlas de la atmósfera rica en oxígeno", explicó Watts.

"Usar lentes de contacto reduce más el oxígeno mientras se duerme, y podría empujarnos más allá del punto de inflexión necesario para mantener a nuestras córneas en condiciones óptimas para combatir a los microbios", planteó.

Otro problema es que las personas que duermen con sus lentes de contacto también tienden a ducharse usándolos. Y "el agua del grifo (igual que el agua de los lagos, piscinas, estanques y océanos) puede tener microbios que podrían provocar una infección grave en los ojos", advirtió Watts. "En casos extremos, esas infecciones pueden causar una pérdida grave de la vista".

Tanto Watts como Schein dijeron que lo mejor para prevenir las infecciones en la córnea es usar lentes desechables de un solo día.

Schein apuntó que "ese método también elimina la necesidad de usar solución y, lo más importante, obvian la necesidad de un estuche para los lentes de contacto, una ventaja importante, dado que la contaminación del estuche es sin duda un factor de riesgo de la infección. Pero si el usuario intenta ahorrar dinero al no descartar los lentes a diario, la ventaja de seguridad se pierde del todo".

Mientras tanto, aconseja a cualquier usuario que desarrolle un enrojecimiento doloroso en el ojo que se quite los lentes y que acuda a un especialista en atención ocular en un plazo de 24 horas.

"La mayoría de salas de emergencias no cuentan con los especialistas oculares o el equipamiento ([como] un biomicroscopio con lámpara de hendidura) necesario para distinguir entre una simple abrasión y una infección", advirtió Schein. "Por tanto, los que acuden a los departamentos de emergencias inicialmente deben recibir una atención de seguimiento lo antes posible de parte de un profesional del cuidado del ojo".

Más información

La Administración de Alimentos y Medicamentos de Estados Unidos ofrece más información sobre la seguridad de los lentes de contacto.

Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

comentarios