Si hay antecedentes familiares, quizá deban pensar en una mamografía.
Si hay antecedentes familiares, quizá deban pensar en una mamografía.

Algunas mujeres deben iniciar las mamografías a los 30 años de edad, según un estudio

Estados Unidos

Las mujeres con un riesgo más alto de cáncer de mama deben comenzar a recibir mamografías antes de lo recomendado, incluso con apenas 30 años de edad, plantea un estudio reciente.

Las mujeres jóvenes que tienen senos densos o antecedentes familiares de cáncer de mama parecen beneficiarse de unas mamografías regulares tanto como las mujeres que están en su cuarentena, reportaron los investigadores.

Los hallazgos respaldan a las nuevas recomendaciones sobre las pruebas de detección del cáncer de mama emitidas este año por el Colegio Americano de Radiología (American College of Radiology), señaló la investigadora principal, la doctora Cindy Lee, profesora asistente de radiología en Langone Health de la NYU, en la ciudad de Nueva York.

"A los 30 años, toda mujer debe haberse sometido a una evaluación del riesgo en su médico de atención primaria o ginecoobstetra para ver si tiene un riesgo más elevado de cáncer de mama", aseguró Lee. "Si hay antecedentes familiares, quizá deban pensar en una mamografía de referencia para determinar la densidad de sus senos".

Las directrices sobre las pruebas de detección del cáncer de mama indican ahora que las mujeres deben iniciar las mamografías regulares en un momento posterior de sus vidas.

El Grupo de Trabajo de Servicios Preventivos de EE. UU. recomienda mamografías cada dos años para las mujeres de 50 a 74 años de edad, mientras que la Sociedad Americana Contra El Cáncer (American Cancer Society, ACS) recomienda mamografías anuales entre los 45 y los 54 años, y al menos cada dos años a partir de los 55 años de edad.

Pero Lee dijo que en realidad nadie ha examinado los beneficios de iniciar las pruebas de detección del cáncer de mama cuando una mujer está en la treintena.

"Hasta ahora, todo el mundo habla sobre evaluar a las mujeres después de los 40, pero observamos una década antes porque no había suficientes evidencias disponibles", dijo Lee. "Queríamos ver si las mujeres más jóvenes con ciertos factores de riesgo podrían beneficiarse de un inicio más temprano de las mamografías de detección".

En el estudio, Lee y sus colaboradores analizaron datos de más de 5.7 millones de mamografías de detección realizadas a más de 2.6 millones de mujeres entre 2008 y 2015. Las mamografías se realizaron en 150 centros de 31 estados de Estados Unidos.

Los investigadores observaron a las mujeres de 30 a 39 años de edad con tres factores de riesgo específicos: senos densos, un diagnóstico anterior de cáncer de mama, o cáncer de mama en una familiar de primer grado (madre, hermana o hija).

Compararon los resultados de las mamografías de esas mujeres con las mamografías administradas a mujeres de 40 a 49 años de edad sin esos factores de riesgo.

El cáncer de mama se detectó más o menos con la misma frecuencia en las mujeres más jóvenes con esos factores de riesgo y en las mujeres que estaban en la cuarentena, encontraron los investigadores.

También determinaron que las mujeres de 30 a 39 años con factores de riesgo del cáncer de mama deben volver al médico para más pruebas y una biopsia con más o menos la misma frecuencia que las mujeres mayores que se someten a unas pruebas regulares.

"Las mujeres con al menos uno de esos tres factores de riesgo probablemente se beneficien de mamografías de detección a partir de los 30 años de edad, en lugar de los 40", planteó Lee.

Los hallazgos se presentaron el miércoles en la reunión anual de la Sociedad Radiológica de América del Norte (Radiological Society of North America), en Chicago. Este tipo de investigación se debe considerar preliminar hasta que se publique en una revista revisada por profesionales.

Una evaluación del riesgo de cáncer de mama y una posible iniciación de las mamografías a los 30 años de edad no necesariamente contradice a las directrices actuales de detección, afirmó Robert Smith, vicepresidente de detección del cáncer de la Sociedad Americana Contra El Cáncer.

"Las directrices de la ACS para las mujeres con un riesgo más elevado ya recomiendan las pruebas de detección del cáncer antes de los 40 años de edad si una mujer es portadora de una mutación conocida o sospechosa de un gen de susceptibilidad al cáncer de mama, o si se expuso a radioterapia para un cáncer pediátrico", apuntó Smith.

"De la misma forma, las mujeres y sus médicos pueden tomar decisiones individuales. Si una mujer tiene antecedentes familiares de una familiar de primer grado diagnosticada antes de los 50 años, no es irrazonable que busque orientación sobre si debe iniciar las pruebas de detección antes de los 50 años", dijo.

La recomendación del Grupo de Trabajo de Servicios Preventivos de EE. UU. también incluye cierta flexibilidad, al decir que la decisión sobre un inicio de las mamografías regulares antes de los 50 años "debe ser individual y tomar en cuenta el contexto de la paciente".

Smith añadió que las mamografías de las mujeres que ya han tenido un cáncer de mama no se deben considerar como pruebas de detección regulares.

"Si una mujer tiene antecedentes de cáncer de mama, sus exámenes regulares son determinados por esa experiencia", añadió Smith. "Cualquier mujer diagnosticada con un cáncer de mama se someterá a imágenes regulares de vigilancia del seno a partir de ese momento".

Más información

El Grupo de Trabajo de Servicios Preventivos de Estados Unidos ofrece más información sobre las pruebas de detección del cáncer de mama.

comentarios