Proporcione el medicamento de alivio rápido antes de que hagan ejercicio, y a veces después.
Proporcione el medicamento de alivio rápido antes de que hagan ejercicio, y a veces después.

Cinco consejos para gestionar el asma de su hijo

Estados Unidos

En muchos niños con asma, la tos es una señal temprana de advertencia de una exacerbación, asegura un experto.

Comprender el asma y saber qué prever puede ayudar a los padres a prevenir o reducir la gravedad de los ataques de asma, señaló el doctor Ronald Ferdman, alergólogo-inmunólogo pediátrico en el Hospital Pediátrico de Los Ángeles.

Ofreció los siguientes consejos para ayudar a los padres a proteger la salud de sus hijos:

Conozca los desencadenantes. Es importante minimizar la exposición de los niños a los desencadenantes del asma que usted pueda controlar, como el humo del tabaco, el polvo y la caspa de las mascotas.

Los resfriados y los cambios en el tiempo están fuera de su control, pero saber que pueden exacerbar el asma puede ayudarlo a anticiparse a las exacerbaciones.

No limite la actividad física. En general, es mejor dar a los niños una dosis de su medicamento de alivio rápido (albuterol o levalbuterol) antes de que hagan ejercicio, y a veces después.

Prepárese. Guarde el medicamento de alivio rápido en todos los lugares donde su hijo pase tiempo, lo que incluye la escuela, el hogar o la guardería.

Reponga esas recetas antes de que se acaben. No espere para medicar.

Cualquier síntoma respiratorio, como la tos, puede ser una señal de advertencia temprana de una exacerbación. No espere hasta que el niño tenga respiración sibilante para administrar el medicamento para el asma.

Es más seguro dar al niño una dosis de su medicamento de rescate pronto, aunque no esté del todo claro que se trate de una exacerbación del asma, que esperar hasta que los síntomas se agraven.

Las infecciones pulmonares son el desencadenante más común de ataques de asma en los niños. Los niños con asma deben recibir una dosis de su medicamento de alivio rápido tan pronto como desarrollen síntomas de un resfriado.

Cumpla el plan de tratamiento. Tomar un medicamento de control (preventivo) cada día es la forma más efectiva de controlar el asma crónico.

Los niños deben tomar ese medicamento aunque no tengan síntomas. Eso simplemente significa que el tratamiento funciona. Parar ese medicamento sin hablar con el médico del niño es peligroso. Con una gestión adecuada, los niños con asma pueden hacer ejercicio con normalidad, dormir bien de noche, ir a la escuela y evitar la sala de emergencias. Los padres no deben conformarse con menos, aconsejó Ferdman.

Más información

La Biblioteca Nacional de Medicina de Estados Unidos tiene más información sobre el asma en los niños.