Los médicos conocieron sobre los nuevos fármacos para tratar la diabetes.
Los médicos conocieron sobre los nuevos fármacos para tratar la diabetes.

El 14% de la población hondureña es diabética y un 25% son hipertensos

San Pedro Sula.

La diabetes mellitus tipo 2 es una enfermedad que afecta a un 10 o 14% de la población hondureña, la cual tiene riesgo de desarrollar problemas de corazón, cerebro, vista, amputación de miembro inferior y daño renal crónico, sino se sigue un tratamiento adecuado.

Durante el II Simposio internacional de diabetes e hipertensión, que organizó la Asociación Médica Sampedrana, se trataron temas relacionados sobre cómo tratar estas dos enfermedades y sus complicaciones.

El endocrinólogo Jorge Novoa comenta que la prediabetes es un estado donde los valores de la glucosa en sangre se encuentra 100 a 125 mg/dl o una hemoglobina glicosilada es menor de 6.5; pero su valor de azúcar aún no alcanza un nivel de 126 mg/dl, que es cuando ya se padece de diabetes.

“Estos pacientes tienen como riesgo sobrepeso, obesidad y presión arterial alta, aumento de los niveles de los triglicéridos y colesterol”, explica. También las mujeres con ovarios poliquísticos tienen riesgo de desarrollar esta enfermedad.

“Las normas internacionales indican que cuando se tiene un valor de glucosa de entre 100 a 125 mg/dl ya se considera prediabético. Y se le puede hacer una curva de tolerancia de la glucosa. Si es mayor de 140 mg/dl se confirma el diagnóstico”, explica el experto.

La prediabetes se puede llegar a revertir, pero si el paciente sigue un control de la enfermedad que se basa en cambios de estilo de vida: seguir una dieta equilibrada, hacer ejercicio, mantener un peso normal y el uso de medicamentos.

Aumento

La hipertesión al igual que la diabetes son enfermedades que están afectando a millones de personas en el mundo. En honduras un 20 a 25% padecen este mal.

El cardiólogo José González Juanatey, de España, comenta que “casi todos los diabéteicos son hipertensos, y viceversa, por lo que requieren de un tratamiento especial”.

En el caso del paciente hipertenso es importante bajar los niveles de la presión para evitar complicaciones. “Las nuevas guías, tanto americana como europea dicen que se debe bajar la presión arterial a menos de 130 mm/hg la sistólica y a menos de 80 mm/hg la diastólica, por lo que se pueden combinar distintos fármacos para lograr el objetivo”, detalla.

“El paciente hipertenso debe tomar de forma diaria su medicamento, si no lo hace aumentará sus niveles de presión y presentará complicaciones”, afirma.