Evite estar mucho tiempo sentado viendo televisión o usando los aparatos electrónicos. Dedique una hora para compartir con su familia una actividad física.
Evite estar mucho tiempo sentado viendo televisión o usando los aparatos electrónicos. Dedique una hora para compartir con su familia una actividad física.

Las enfermedades cardiacas son la principal causa de muerte en el mundo

SAN PEDRO SULA.

Para lograr mantener un corazón sano y reducir los riesgos de complicaciones la clave es: seguir una dieta sana y equilibrada, hacer ejercicio diario y liberarse del estrés.

Y en el caso de las personas que sufren de hipertensión arterial, diabetes y otras enfermedades cardiovasculares deben seguir un estilo de vida saludable y seguir un tratamiento farmacológico.

El 29 de septiembre se conmemora el Día Mundial del Corazón con el lema es “Mi corazón, su corazón”, el cual pretende que usted cuide su corazón y el de sus seres queridos.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) indica que las enfermedades cardiovasculares son la principal causa de muerte a nivel mundial.

Cuidados

Las enfermedades cardiovasculares se deben a trastornos del corazón y de los vasos sanguíneos. Estas son: cardiopatías coronarias, enfermedades cerebrovasculares, hipertensión. vasculopatías periféricas, cardiopatías reumáticas, insuficiencia cardiaca y cardiopatías congénitas.

La principal causa son consumo de tabaco, falta de actividad física y una alimentación poco saludable.

Para mantener el corazón sano es importante llevar una buena alimentación.

La nutricionista Gloria Montoya Ham indica que los factores de riesgo como la presión arterial alta, el colesterol alto, la diabetes y tener sobrepeso aumentan su riesgo de desarrollar esta enfermedad.

Una dieta saludable puede ayudar a disminuir o controlar los factores de riesgo, así que planifique una alimentación sana para su corazón.

Predisposición

El cardiólogo Enrique Samayoa indica que las enfermedades como la diabetes e hipertensión son las causantes de problemas cardiovasculares, por eso es importante que estas se mantengan en un buen control.

Los factores de riesgo son controlables por medio del ejercicio diario, mantener un peso saludable y seguir una dieta saludable.

Como medida de prevención hacerse exámenes una vez al año para saber los niveles del colesterol, los triglicéridos y la glucosa o azúcar en la sangre.

“Es importante que el paciente aprenda a comer, esto significa cambiar los hábitos alimenticios para evitar el aumento de los lípidos”, detalla el especialista.

Tratar de dejar el tabaquismo, porque es uno de los principales causantes para desarrollar un infarto. Además debe evitar el estrés”, indica. Y es importante hacer ejercicio diario para tener un peso saludable, aconseja Samayoa.

Alimentando bien su corazón

1 Limita el consumo de grasas saturadas y trans, colesterol, sodio (sal) y alimentos con azúcar añadida. Elija las grasas saludables como aceite de oliva, maíz, soya, girasol y canola. Evite el consumo de las margarinas y las grasas trans.

2 Los alimentos prefiéralos cocinados a la parrilla, al vapor o al horno en lugar de freírlos, y darle sabor con especias y con hierbas aromáticas. Las verduras y las carnes puede prepararlas de esta forma. No se olvide de consumir sopas con muchas verduras.

jr-corazon2-260918(800x600)
Las verduras puede hacerlas a la parrilla.

3. No se salte ninguna comida. Consuma tres comidas grandes y dos meriendas. Disfrute de meriendas que tengan menos calorías como una taza de uvas rojas, una banana pequeña, un pimiento rojo, o media taza de yogur bajo en grasa.

4. Si come en un restaurante pida porciones pequeñas. Seleccione platos bajos en calorías y sodio, pida comidas hechas al horno, asadas o al vapor. Evite consumir mantequilla, salsas y aderezos. Si lo hace que sea una porción pequeña.

5. Limite el consumo de sal y sodio es importante que lea las etiquetas nutricionales de los alimentos para conocer qué cantidad tiene. Y evite añadirle más sal a las comidas después de que las han preparado y servido.

Ejercicios para los diabéticos e hipertensos

Suyapa Padilla, licenciada en educación física, indica que los hipertensos y diabéticos tienen riesgo de desarrollar enfermedades cardiovasculares, por lo que el ejercicio puede ayudar a controlar su nivel de presión arterial, glucosa o azúcar en sangre y bajar los niveles de colesterol.

El ejercicio debe realizarse todos los días a la misma hora con la misma intensidad y duración.

Es importante evitar la realización de ejercicio físico antes de las comidas y que coincida con la máxima acción de la medicación para evitar hipoglucemia. Un buen momento sería después de las comidas.

No practicar deportes que impliquen mucho peligro, de alta competición o tensión emocional.

No se inyecte de insulina en las zonas sometidas a ejercicio intenso.