La falta de aire es un de los síntomas que causa la tromboembolia pulmonar.
La falta de aire es un de los síntomas que causa la tromboembolia pulmonar.

Tromboembolia pulmonar se puede confundir con un infarto

San Pedro Sula

El tromboembolismo pulmonar es una enfermedad que puede confundirse con un problemas cardiaco. Representa una emergencia.

La neumóloga Waldina Osorio comenta que esta enfermedad puede causar la muerte si no se trata de forma inmediata.

La experta responde a varias interrogantes:

P- ¿Qué es la tromboembolia pulmonar?

R- Es una enfermedad donde existe un trombo o cuerpo extraño, ya sea de células sanguíneas, grasa o de aire que emigra y queda enclavado o bloquea las arterias pulmonares.

Esta enfermedad puede causar la muerte si no se trata de forma inmediata. Es una de las principales emergencias médicas.

P- ¿Cuáles son los síntomas de esta enfermedad?

R- Causa dificultad para respirar.

Dolor torácico agudo.

Tos.

Se debe descartar que se trata de un problema cardiaco.

P- ¿Cómo se clasifica el tromboembolismo?

R- Esta enfermedad se clasifica de riesgo bajo, intermedio y grave.

Los factores de riesgo para que se establezca como un tromboembolismo pulmonar grave son:

Presenta comorbilidad.

Edad del paciente.

Si ha tenido enfermedades pulmonares.

Si sufrió de embolia pulmonar previamente.

Si padece de alguna enfermedad que evita que su sangre coagule bien y forme los trombos.

En personas jóvenes los factores son diferentes.

P- ¿Cómo puede ser el tromboembolismo?

R- El tromboembolismo pulmonar tapa las arterias del pulmón. Esto hace que un área del pulmón no reciba riego sanguíneo y puede producir la muerte.

En algunos casos puede ser pequeña y se queda enclavada en alguna arteria, no es grave.

P- ¿Cuál es el tratamiento que debe seguir?

R- Como se presenta como una emergencia médica, se debe tratar hospitalariamente, por lo que debe permanecer cinco días en el hospital. Esto para estabilizarlo.

Luego continúa sometido a un tratamiento especial, algunos duran hasta dos años y medio para desaparecer el tromboembolismo.

Solo los de bajo riesgo pueden tratarse ambulatoriamente con medicamentos, pero se sigue con un tratamiento farmacológico.