¿Quién es Alexander Ardón? el narco que se hacía llamar el "rey del pueblo"

El ex alcalde de El Paraíso, Copán, Amilcar Alexander Ardón Soriano, comparece este lunes en el juicio por tráfico de drogas contra Tony Hernández en la Corte del Distrito Sur de N

El ex alcalde de El Paraíso, Copán, Amilcar Alexander Ardón Soriano, comparece este lunes en el juicio por tráfico de drogas contra Tony Hernández en la Corte del Distrito Sur de Nueva York, Estados Unidos.
El ex alcalde de El Paraíso, Copán, Amilcar Alexander Ardón Soriano, comparece este lunes en el juicio por tráfico de drogas contra Tony Hernández en la Corte del Distrito Sur de Nueva York, Estados Unidos.

El ex alcalde de El Paraíso, Copán, Amilcar Alexander Ardón Soriano, comparece este lunes en el juicio por tráfico de drogas contra Tony Hernández en la Corte del Distrito Sur de Nueva York, Estados Unidos.

Alexander Ardón se entregó en febrero de 2018 tras negociar con la DEA. Él y su hermano Hugo Ardón conformaron el "Cartel de los hermanos AA" que controló las rutas del tráfico de cocaína en los departamentos de Copán y Ocotepeque.

Es acusado por la fiscalía de Estados Unidos de conspirar para traficar cocaína hacia territorio estadounidense.

Según la acusación en el tribunal del distrito Sur de Nueva York, cobraba una tasa por cada kilo de cocaína que pasaba por su municipio

En el 2011 dijo en una entrevista exclusiva a Diario La Prensa dijo: "Me considero humilde pero soy el rey del pueblo".

Fue alcalde de El Paraíso, Copán, en el año 2000 y 2015, cuando tenía 28 años. Ardón era un político intocable en el municipio.

Alexander Ardón, quien nació el 25 de noviembre de 1975, era un hombre excéntrico, cuando el Ministerio Público allanó sus propiedades encontraron búfalos.

Cuando fue alcalde en la entrada del municipio había una garita con civiles armados y una tranca con el mensaje que para ingresar al municipio se deben bajar los vidrios del vehículo y reportarse.

En el 2011 construyó un gigantesco palacio municipal con helipuerto incluido.

Decía ser un hombre que no le gustaba la política que su vicio eran las vacas y los potreros. Aseguraba que hizo dinero invirtiendo en ganado con préstamos en un banco.

En El Paraíso siempre andaba con uno 20 guardaespaldas.

La Prensa