Diagnóstico oportuno y constantes para los bebés

Resulta crucial realizar evaluaciones médicas constantes en bebés, lo mismo uno que nace sordo que aquél que va perdiendo la audición paulatinamente, alertan especialistas.

/

SAN PEDRO SULA.

El primer examen a aplicar al nacer es el tamiz auditivo, sin embargo, esta prueba aún no es obligatoria en México, cuenta Mercedes Obregón, directora de Instituto Pedagógico Para Problemas del Lenguaje, IPPLIAP.

"Ya por ley los bebés deberían tener el tamiz neonatal, que incluye el tamiz auditivo, aunque todavía no se les está haciendo a todos los niños cuando nacen; es un buen pre diagnóstico", dice. Margarita Sánchez, otorrinolaringóloga, agrega que hay que escuchar al bebé.

"Un niño que empieza a decir bisílabos, como 'ma', 'pa', 'gua', nació con buena audición y escuchá lo que decían los papás; el sordomudo es aquel que no escuchaba nada, por lo tanto, no emiten ruidos semejantes a los habituales".

Otros focos rojos son cuando el bebé no balbucea, no repite palabras, tampoco voltea a ver a la cara y no responde a ruidos fuertes o la voz de sus familiares. Obregón platica que otro estudio para valorar la capacidad de oír es el de potenciales auditivos evocados.

"Es una prueba más precisa, para que cuando el niño responda a una audiometría, se pueda ir verificando con mayor exactitud el grado de sordera: profunda, severa, media o moderada".Por otra parte, hay padecimientos como malformaciones craneofaciales, labio paladar hendido o parálisis cerebral que también se acompañan de problemas de sordera.

Ojo con las enfermedades
Sánchez explica que hay factores que, de no ser asistidos adecuadamente, incrementarón los daños auditivos. "Pueden ser gripas mal cuidadas, problemas de tipo viral, que les haya dado el sarampión, el que tuvo un problema infeccioso se va a ir incrementando; todo generalmente asociado a problemas de nariz y garganta", dice.

La Prensa