Así puedes ayudar emocionalmente a tu hijo cuando se está divorciando

Si tienes un hijo adulto que se está divorciando, te necesita en estos momentos tan duros para él.

SAN PEDRO SULA.

Tu hijo, el padre de tus nietos, se está divorciando. Sabes que no es un proceso fácil para él, pero tampoco lo es ni lo será para tus nietos. Es necesario que midas tus acciones ya que lo que hagas puede afectar a tu relación con tu hijo y con tu nieto en el futuro.

Por este motivo, no te pierdas estos consejos para que ayudes a tus nietos en este difícil proceso y que además, no estropees la relación con tu hijo, que él, también lo está pasando mal.

Mantente conectado con tu hijo adulto.
Lo primero que debes hacer como padre es que vuestra conexión se fortalezca en este período de crisis para tu hijo. Si tu hijo tiene mucho estrés y dolor emocional, te necesitará más que nunca... aunque no te lo diga. Lo mejor que puedes hacer es estar a su lado cuando lo necesite y prestarle atención. Tu hijo no quiere soluciones, solo quiere una salida emocional para su pena y su dolor.

Recuerda que no deberás tolerar ningún tipo de comportamiento abusivo emocional o de cualquier otro tipo. La paciencia será tu gran virtud, aunque sea la décima vez que escuchas la misma versión de su sufrimiento. Si tu hijo te pide consejo, ofréceselo, pero no antes. Tienes que asegurarte de haber superado el enfado y el sentimiento de venganza que sientes porque tienes a tu hijo herido. El consejo que le des deberá ser razonable y bien meditado antes de decirlo.

No culpes.
No es tu trabajo culpar a nadie, solo una pareja sabe lo que ha ocurrido para haber roto. Es probable que tu hijo te pregunte se se ha equivocado o si está haciendo lo correcto... Pero cuando hace estas preguntas es mejor evitar responder, puesto que nadie tiene esta respuesta. No existe una bola de cristal donde se puedan ver las realidades alternativas en caso de haber tomado una decisión u otra.

Si no funciona la evasión, entonces puedes dar tu opinión, pero modera tu respuesta tanto que sea posible e intenta ser totalmente objetivo. Si sientes enfado con el/la ex de tu hijo puede ser un comportamiento dañino y que afecte aún más emocionalmente a tu hijo adulto. Recuerda que fomentar odio no es útil ni necesario. Trata de ayudar a tu hijo a ir más allá de los sentimientos de culpa y que dé el siguiente paso.

También es posible que simpatices con el/la ex de tu hijo y sientes que gran parte de la culpa de la ruptura la tiene tu hijo. Es importante que estés cerca emocionalmente y que no muestres que crees que tiene la culpa. Tu hijo se podría sentir herido y traicionado emocionalmente por tu parte. No es posible saber cuál es el motivo exacto, por lo que no tomes partido en ello.

Ten cuidado con la relación que mantienes con él/la ex de tu hijo.
Estar cerca de tus nietos puede ser más fácil si tienes una buena relación con el/la ex de tu hijo, sobre todo si existe la custodia compartida. Sin embargo, es necesario que pongas los sentimientos de tus hijos primero. Si tu hijo quiere que evites el contacto con su ex, tendrás que respetar sus deseos. Esta fidelidad emocional es esencial en las familias.

Es normal que sientas pena por tu ex nuera o tu ex yerno, sobre todo si siempre habéis tenido una relación cercana. A medida que pasa el tiempo, podréis intentar tener una relación amistosa aunque no sea muy cercana. Si a tu hijo con el tiempo el dolor se le amaina, es posible que puedes restablecer cierto nivel de contacto, aunque en la mayoría de los casos nunca se restablece una relación estrecha de nuevo.

Con estos consejos, tu hijo adulto podrá tenerte a su lado y poder superar más fácil y con tu apoyo este proceso tan complicado en su vida.

La Prensa