Cómo calmar el llanto del bebé cuando tiene cólicos por el lactante

El llanto del recién nacido esconde causas como dolor, hambre o sueño. Si no hay motivo, es más difícil encontrar la calma. Conoce el cólico del lactante.

SAN PEDRO SULA.

Una de las mayores preocupaciones de los padres primerizos es la de interpretar correctamente el llanto de su recién nacido.

Las causas pueden ser infinitas: hambre, sueño, dolor, calor, incomodidad… Y el sollozo puede durar horas y horas, sin importar el momento del día en el que pille por sorpresa a toda la familia.”Si el recién nacido llora desconsoladamente y se han descartado todas las causas posibles, puede sufrir el llamado cólico del lactante”.

Cuando se encuentra la raíz del problema (todos los padres acaban dando con ella) es más fácil volver a la calma. Pero ¿y si no hay razón aparente para el desasosiego del recién nacido?.

En estos casos, podemos estar hablando del cólico del lactante, un trastorno que afecta a bebés hasta los tres meses y que causa mucha confusión entre progenitores y expertos. Cuando el niño crezca, podremos poner en práctica estos consejos para que la vida en familia sea más llevadera. Pero, hasta entonces, tendremos que aprender mejor qué es y qué supone este fenómeno en recién nacidos.

¿Qué es el cólico del lactante?
A pesar de su nombre, este trastorno no guarda ninguna relación con el sistema digestivo de los bebés recién nacidos ni implica dolor por problemas intestinales. Se conoce como cólico lactante al llanto desesperado y sin causa de los más pequeños de la casa, durante sus primeros meses de vida. Para identificarlo se tienen que dar tres indicios inequívocos:

-El recién nacido está sano.
-La alimentación es correcta y completa. El niño coge peso y crece sin problemas.
-Los llantos se producen, al menos, durante tres horas, tres días a la semana y durante tres semanas seguidas.

Según los estudios, este malestar o desazón de los recién nacidos encuentra una justificación orgánica en solo el 5% de los casos. Para el resto, no hay una causa clara. Algunos médicos señalan la inmadurez del sistema digestivo de los lactantes, puesto que los ataques de llanto desparecen en torno a los cuatro meses de vida; otros, encuentran la base del cólico lactante en factores sociales o psicológicos. Ninguno de ellos ha encontrado todavía una demostración fehaciente.

Consejos para calmar el cólico del lactante: los ruidos blancos
No hay forma de diagnosticar el cólico del lactante, salvo con el descarte de otros problemas propios de los recién nacidos.

El pediatra explora al bebé y va desechando otras dolencias: dolores al palpar una zona concreta, fiebre, vómitos… Pero, si el diagnóstico sin síntomas es difícil, encontrar un paliativo es toda una aventura. Existen todo tipo de remedios para calmar estos llantos desesperados:

-Comprobar que el bebé está limpio y sin hambre. Ayudarle a expulsar todo el aire
-Cogerle en brazos y colocarle en una postura en la que esté cómodo y tranquilo
-Mecerle en brazos, en una hamaca o serón, o dar paseos
-Envolverle en una manta
-Darle un suave masaje en la espalda o el vientre
-Aislarle en una habitación a oscuras
-Ponerle música
-Enchufar un electrodoméstico como la lavadora, el aspirador, el secador de pelo… Esta última solución está ganando cada vez más adeptos. Es lo que se conoce como “ruido blanco” y muchos padres primerizos y veteranos demuestran su efectividad. El sistema funciona, aunque las razones son completamente desconocidas. En cualquier caso, los expertos aconsejan recurrir a estos “ruidos blancos” en última instancia. Los bebés pueden acostumbrarse a ellos y la dependencia es más difícil de controlar.


La Prensa