Ideas para entretener a los pequeños lejos de las pantallas

Si ya cuesta compatibilizar trabajo y niños durante el año por el Coronavirus, aquí te mostramos algunos consejos para mantener alejados a los hijos de las pantallas.

SAN PEDRO SULA.

¿Cómo compaginar las actividades entre padres e hijos en las horas no lectivas? ¿Cómo hacer que los niños y no tan niños llenen su tiempo de ocio lejos de las tecnologías?

Hay clásicos perfectos como las manualidades, los juegos de mesa y las pelis de Disney. Si hablamos de planes en el exterior podemos optar por dar un buen paseo por el campo o hacer una pequeña excursión a algún pueblo cercano. Las ideas pueden multiplicarse aunque a veces cueste iluminarse. «Lo ideal es vivir y compartir en familia. Lo mejor que necesita un niño es el tiempo de sus padres», opina Ramón Novella, profesor de Psicología de la Universitat Abat Oliba CEU y Psicopedagogo.

Y una buena forma de hacerlo es practicando este hábito junto a ellos. Según Ramón Novella, «leer es imprescindible para el desarrollo de los niños. Se pueden dedicar treinta minutos al día y si la lectura es compartida en familia, mucho mejor. Hay niños a los que les cuesta mucho leer, hay que buscar lecturas adecuadas y divertidas, pero la clave es leer juntos».

¿Adictos a las pantallas?
El confinamiento ha sido una etapa en la que muchos niños han hecho un uso abusivo de la tecnología y las pantallas. Según el Psicólogo y Pedagogo Ramón Novella «este es un tema muy delicado que puede provocar dependencia.

Hay que regular horarios de uso y marcar pautas muy claras en casa para conectarse, y más con la vuelta al cole, etapa en la que poco a poco los niños irán recuperando obligaciones. Hay que evitar la falta de horarios o la barra libre del uso de internet. También es muy importante conocer a qué se conectan, a qué tipo de aplicaciones o juegos. Algunos de ellos no son recomendables para menores de edad».

No obstante, regular el hábito a los videojuegos no es un tema fácil para ningún padre. «Todo lo individual no es bueno, en cambio jugar con los hermanos o los padres es muy interesante. En vacaciones, se debería limitar el uso a una hora diaria, y durante el curso escolar que está a punto de comenzar únicamente el fin de semana. La edad está en función del tipo de juego, pero el criterio es que cuanto más tarde mejor», comenta Ramón.

Horario sí, horarios no
«Hay que recuperar los horarios de irse a dormir, también de desayunos, comidas y cenas. El horario siempre facilita el orden, cada familia debe ver en función de cada situación», opina Ramón Novella.

Está claro que los niños necesitan de un cierto desorden, incluso para descansar y pasárselo bien, pero en verano es fácil que esto se convierta en algo habitual, ya que vamos improvisando los planes día a día y los niños se sienten cada vez más ansiosos. Por ello debemos tratar de hacer que el tiempo de ocio no sea caótico.

La Prensa