Mantenga la armonía en esta cuarentena  

Con el encierro obligado vinieron experiencias nuevas para muchos, como el trabajo en casa y el homeschooling, pero también el surgimiento o resurgimiento de conflictos, peleas y desacuerdos en el hogar.

SAN PEDRO SULA.

Conforme pasan estos días de cuarentena para desacelerar los casos de Covid-19, se incrementan las tensiones al interior de los hogares, no sólo por una convivencia que de un día para otro se volvió un estilo de vida, sino también por las presiones que representan en sí la pandemia, y las consecuencias económicas como el desempleo.

Aquí algunas recomendaciones para aprovechar estos días en construir un ambiente armónico en las familias y evitar que la violencia arruine lo que es una oportunidad de sana convivencia.

Escucha activa. Los conflictos en las familias son cosa de todos los días, dice la psicoterapeuta Rosa Nelly Pérez. Lo que hace la diferencia son las maneras con las que se les responde, desde el impulso o arrebato, hasta la indiferencia al decir "al rato pasa" o "solito se va a tranquilizar".

"Los adultos tendemos a querer resolver el problema de una manera rápida, y querer encontrar qué fue lo que provocó ", comenta la especialista, "pero los padres tienen que hacer más uso de la escucha activa, ver cómo voy a solucionarlo, para que después ya no siga, no qué provocó el problema.

"Tenemos que enseñar a nuestros hijos a que digan las cosas que los lastiman y, nosotros, como adultos, escuchar a nuestros hijos e hijas". Pero escuchar activamente no es algo fácil de desarrollar. Lo clave en este caso es respeto a los tiempos del otro. "Darle la palabra al otro, sin interrumpir", señala Pérez. "Enseñar al niño a hablar de lo que no le gusta, pero también a escuchar a los demás. Y los adultos deben comenzar con el ejemplo".

Equidad en labores domésticas
De acuerdo con la psicoterapeuta, éste es un buen momento para vivir también la equidad de las laboras en casa, lo que también es importante para un ambiente saludable.
"Tenemos una oportunidad para replantear nuestros estilos de vida, nuestros estilos de convivencia, las formas de relacionarnos", dice.

"Démonos 30 minutos para reunirnos con nuestra familia para valorar los silencios, porque el silencio del otro también nos dice cosas, saberlo escuchar, de manera que demos seguridad, confianza, paz, algo que a nuestros seres queridos que ahí estamos".

En primera persona
En sus consultas en línea de estos días, la psicoterapeuta Rocío Isabel Chapa ha escuchado que a sus pacientes no les resulta fácil lograr tranquilidad en estos días en casas. Los conflictos surgen en cada momento y con cada detalle.

Sobre todo cuando la casa es pequeña, una constante en las viviendas del área metropolitana. Hay choques de carácter, de intereses y de gustos que siempre han estado ahí, pero que con el encierro detonan conflictos.

Hay quien quiere descansar, pero alguien más está haciendo ruido. Uno más busca concentrarse en el home office, pero no tiene privacidad; o pretende realizar ejercicio, pero la única área ideal para ello está ocupada.

Para resolver conflictos que poco a poco pueden ir escalando, hay que recurrir a construir acuerdos mediante la comunicación asertiva, una herramienta humana básica, comenta Chapa. "Una recomendación es hablar y explicar mis necesidades en primera persona, o hacer mi queja en primera persona", explica. Frases como "me molesta esto" o "te pido esto" son útiles para comenzar un diálogo.

"Un error típico de la comunicación es llegar agrediendo, regañando, insultando o juzgando a la otra persona, y es lo que hay que evitar", señala. "Es mejor hablar de lo que necesito, lo que yo pienso o lo que yo te voy a pedir, sin meterme en el terreno de los demás, sin juzgar". Es la manera más fácil de entender las molestias de alguien, sus enojos o frustraciones.

Regla de oro
La psicoterapeuta recomienda pegar por la casa la regla de oro: "Sin agredir, sin gritar, sin ofender, sin pegar". También meditar, orar, leer, hacer ejercicio. "Son actividades que nos ayudan a mantenernos más tranquilos, relajados y canalizar la energía".

La Prensa