Desayuno, ideal para bajar de peso

Iniciar el día con un gran desayuno le puede ayudar a quemar calorías.

La primera comida del día podría ayudarle a quemar más calorías y bajar los niveles de azúcar en la sangre.
La primera comida del día podría ayudarle a quemar más calorías y bajar los niveles de azúcar en la sangre.

SAN PEDRO SULA.

Comenzar el día con un gran desayuno y cenar algo ligero podría ayudarlo a quemar más calorías y mantenerlo más delgado, sugiere una investigación.Comer de esa forma también podría ayudar a evitar que sus niveles de azúcar en la sangre suban demasiado, encontró el pequeño estudio.

“Se debería preferir un desayuno abundante en lugar de una cena copiosa”, planteó la autora principal del estudio Julianne Richter, del Centro del Cerebro, la Conducta y el Metabolismo de la Universidad de Lubeca, en Alemania.

“Esta recomendación se puede aplicar a las personas sanas para prevenir las enfermedades metabólicas [como la diabetes] y también a pacientes con sobrepeso y obesidad para reducir el peso corporal”, añadió.

¿Cómo consumir un desayuno abundante mejora su peso y sus niveles de azúcar en la sangre?

-Richter dijo que el motivo no está claro y que se necesitan más estudios, pero parece que la digestión y el metabolismo se coordinan con el reloj interno del cuerpo, planteó.
Otro motivo podría ser que si no come lo suficiente a una hora temprana tendrá más hambre a lo largo del día, expresó Richter. Esto podría conducir a comer en exceso o a comer tipos inadecuados de alimentos más tarde en el día.

El estudio alemán incluyó a 16 hombres sanos, con una edad promedio de 24 años. Los voluntarios comieron un desayuno con pocas calorías y una cena con muchas calorías, y viceversa. Las comidas con muchas calorías contenían unas 1,000. Las comidas con pocas calorías tenían 250 calorías y el almuerzo contenía 500 calorías, según Richter.

ls-familia-180320(1024x768)
Hallazgo. También se anotó en el estudio que en la mañana se queman más calorías, de forma que tiene sentido comer más cuando la quema de calorías está en su punto máximo.

Durante el estudio, los voluntarios se quedaron en el laboratorio y se les pidió que llevaran unos horarios de sueño fijos. “Nuestros resultados muestran que una comida consumida en el desayuno, independientemente de si contiene muchas o pocas calorías, provoca el doble de termogénesis [quema de energía], inducida por la dieta que la misma comida consumida en la cena”, apuntó Richter.

Las personas que consumieron un desayuno ligero reportaron que tenían más hambre a lo largo del día. También parecían tener más deseos de comer dulces, halló el estudio. Richter apuntó que, sin embargo, es importante prestar atención a las señales del cuerpo. “Si no tiene hambre de inmediato cuando se levanta, debe desayunar una hora más tarde.

La Prensa