Cómo afrontar el estrés por el presupuesto durante la pandemia

Experto brinda consejos sobre cómo reducir la ansiedad financiera tanto durante como después del coronavirus

La pandemia del coronavirus ha aumentado de forma exagerada el estrés financiero que ya afecta a muchos estadounidenses, señala una experta.

Más o menos la mitad de los estadounidenses vivían de cheque en cheque antes de la pandemia, según una encuesta reciente del Primer Banco Nacional de Omaha, y ahora muchos han perdido sus trabajos.

"El ubicuo estrés financiero que la mayoría de estadounidenses sienten ahora se ha potenciado, ya que la mayoría de los estadounidenses no tenían ahorros antes del inicio de esta crisis", comentó Julie Kalkowski, directora ejecutiva de la Colaboración para la Esperanza Financiera de la Universidad de Creighton en Omaha, Nebraska.

"Para seguir adelante, es importante tener en cuenta que uno no está solo en esta situación", añadió.

Kalkowski gestiona un programa de la Facultad de Negocios que educa a las personas sobre la psicología del dinero, a monitorizar los gastos, a ahorrar para las emergencias y a reparar su crédito.

Ofreció estos consejos sobre cómo reducir la ansiedad financiera tanto durante como después de la pandemia del coronavirus:

Que no cunda el pánico. No use las tarjetas de crédito ni préstamos sobre el sueldo para gestionar su deuda. Sus altas tasas de interés pueden provocar un daño financiero a largo plazo. Mejor busque soluciones creativas, como comunicarse con su casero, los servicios básicos y los acreedores para negociar planes de pago. Y no ignore las facturas.

Hacerlo puede empeorar una situación financiera mala.Tenga cuidado con los estafadores. Ahora mismo, los timos se multiplican. Examine de forma exhaustiva cualquier oferta haciendo llamadas telefónicas adicionales y/o buscando más información en fuentes fiables en línea. Si una oferta parece demasiado buena como para ser cierta, es probable que así sea.

Para protegerse del robo de identidad, evite compartir su información personal a través de mensajes de texto o el correo electrónico.

Enfóquese en las cosas que puede controlar. Haga un plan de gastos. Evalúe cuánto dinero entra cada mes, priorice las facturas que se deben pagar, elimine los gastos no esenciales y monitorice los gastos guardando los recibos.

Ajuste los gastos de forma adecuada cada mes, enfocándose en la hipoteca o el alquiler, los servicios básicos, la compra del supermercado y los artículos que son necesarios para confinarse en casa.Ahorre más y gaste menos.

Tras la pandemia, amplíe sus ahorros y reduzca los gastos no esenciales. Por ejemplo, consolide los planes de televisión por cable y cocine en casa en lugar de comer en restaurantes o pedir comida. Compare los precios cuando compre para conseguir las mejores ofertas, pero solo compre lo que necesite, no lo que quiera.

La Prensa