Más noticias

Los padres con más edad podrían tener hijos con una mejor conducta

Los padres mayores son capaces de crear ambientes favorables para sus hijos

Estados Unidos

Muchas personas esperan a tener una mayor edad para tener hijos, y esa decisión puede aumentar el riesgo de problemas como la infertilidad y las anomalías genéticas. Pero una nueva investigación sugiere que quizá tener hijos a una edad posterior podría plantear al menos un beneficio.

El estudio encontró que los niños que tienen al menos un padre de mayor edad son menos propensos a ser desafiantes y romper las normas, o a ser físicamente agresivos.

"Los futuros padres mayores podrían tranquilizarse: su edad no es necesariamente un factor negativo respecto a los problemas conductuales de sus hijos", señaló la autora del estudio, Marielle Zondervan-Zwijnenburg, investigadora postdoctoral de la Universidad de Utrecht, en los Países Bajos.

Pero esos hallazgos no significan que los padres más jóvenes estén condenados a tener hijos con una mala conducta. Zondervan-Zwijnenburg dijo que alrededor del 3 por ciento de las diferencias en las conductas "externalizantes" de los niños se relacionaban con la edad de los padres. Las conductas externalizantes son cosas como la agresividad física, la destrucción de la propiedad y la desobediencia de las normas.

¿Qué sucede cuando la paternidad se retrasa que podría conducir a un aumento incluso pequeño en una mejor conducta?

"Creemos que los padres mayores son capaces de crear ambientes favorables para sus hijos con una mayor frecuencia. Los padres mayores también podrían ser más sensibles a las necesidades de sus hijos, y proveer más estructura", planteó Zondervan-Zwijnenburg.

Añadió que también es más probable que los padres mayores tengan unos mejores recursos financieros, y podrían tener un nivel educativo más alto. Pero los investigadores compararon los efectos de los factores socioeconómicos entre los padres más jóvenes y los mayores. Dijeron que esos factores no explicaron las diferencias en las conductas de los niños.

Otra posibilidad es que los padres más jóvenes que tienen más conductas "externalizantes" podrían ser más impulsivos, lo que podría relacionarse con tener hijos a una edad más temprana, sugirieron los autores del estudio.

Eric Herman, psicólogo clínico en el Hospital Pediátrico de Michigan, en Detroit, está familiarizado con el estudio. Se mostró de acuerdo en que los padres más jóvenes podrían transmitir más rasgos impulsivos, que podrían conducir a un riesgo más alto de problemas del comportamiento.

El estudio incluyó a casi 33,000 niños holandeses de 10 a 12 años. Los niños participaron en cuatro estudios anteriores distintos. Los padres tenían de 16 a 68 años.

Los padres, los maestros e incluso los mismos niños reportaron los problemas de la conducta.

Los investigadores observaron efectos positivos si la mamá o el papá tenía una mayor edad. Pero no evaluaron los efectos combinados si ambos progenitores eran mayores. El estudio encontró que los efectos positivos eran ligeramente más pronunciados si la madre era mayor.

Ciertas conductas, llamadas conductas "internalizantes", no se vieron afectadas por la edad de mamá o papá. Son problemas de salud mental como la ansiedad, la depresión y el retraimiento social, apuntó Zondervan-Zwijnenburg.

Herman dijo que este hallazgo tiene sentido, porque las conductas internalizantes con frecuencia tienen un origen genético, y pueden suceder a pesar de la crianza de un niño.

Herman también apuntó que dudaba que los padres tomarían una decisión sobre el momento de tener hijos basándose en este estudio, pero sugirió que ofrece una información positiva para sopesar con los riesgos potenciales implicados en esperar para tener hijos.

"Un aumento en la edad del papá se ha asociado con el autismo y la esquizofrenia. Cuando las personas deciden esperar, hay un mayor riesgo de anomalías cromosómicas y de otros problemas médicos", explicó.

Y hay tantos factores distintos que influyen en la forma en que un niño se comporta (incluyendo la edad de los padres, los ingresos, el nivel educativo, la educación de los niños y el grupo paritario) que es difícil determinar cuáles factores de verdad tienen un impacto, añadió Herman.

Lo que este estudio sí mostró fue que "los padres de verdad pueden hacer una diferencia respecto a ciertas conductas", planteó Herman. Y piensa que eso es así independientemente de la edad en la que una persona se convierte en padre.

Los hallazgos se publicaron el 31 de julio en la revista Child Development.

Más información

Independientemente de su edad, los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) de Estados Unidos ofrecen información para los padres sobre el desarrollo de los niños.