Muere Norm McDonald, ícono de 'Saturday Night Live'

El comediante falleció después de una larga batalla contra el cáncer

El fallecimiento del actor, escritor y productor fue confirmado por su equipo de publicidad.
El fallecimiento del actor, escritor y productor fue confirmado por su equipo de publicidad.

Ciudad de México.

El comediante de culto y ex estrella de Saturday Night Live (de 1993 a 1998), Norm McDonald, murió a los 61 años después de una batalla privada contra el cáncer, informaron Deadline y Variety.

El fallecimiento del también actor, escritor y productor fue confirmado por su equipo de publicidad en Brillstein Entertainment.

La amiga de McDonald, Lori Jo Hoekstra, quien estaba con él cuando falleció, dijo que el artista había estado luchando contra el cáncer durante casi una década, pero estaba decidido a mantener su batalla alejada de familiares, amigos y fanáticos.

"Estaba muy orgulloso de su comedia", dijo Hoekstra, quien también fue su socia productora durante mucho tiempo. "Él nunca quiso que el diagnóstico afectara la forma en que la audiencia o sus seres queridos lo veían.

"Norm era un cómico puro. Una vez escribió que: 'una broma debe sorprender a alguien, nunca debe complacer'. Ciertamente, nunca complació. Se le echará mucho de menos".

McDonald lanzó su carrera en el mundo del espectáculo en los clubes de comedia de su natal Canadá, donde perfeccionó su estilo lacónico característico.

Se encontraba en la sala de escritores de la serie Roseanne, durante la temporada 1992-1993, cuando obtuvo su oportunidad de entrar a la legendaria serie de sketches cómicos Saturday Night Live.

"Me encantaría quedarme en SNL para siempre, pero no puedes quedarte en el mismo lugar ", dijo a TV Guide en 1997. "La gente piensa que eres un perdedor".

Después de salir de SNL, en 1998, Norm (famoso por imitar en el programa al actor Burt Reynold) protagonizó su propia sitcom, The Norm Show, de 1999 a 2001. En 2018 hizo un programa de entrevistas para Netflix, Norm Macdonald Has a Show, que duró una temporada.

La Prensa