Hugo López, un personaje entrañable en "Luis Miguel: la serie"

El actor argentino César Bordón encarna al manager del "Sol"

VER MÁS FOTOS
Diego Boneta y César Bordón en una escena de 'Luis Miguel: la serie'.
Diego Boneta y César Bordón en una escena de 'Luis Miguel: la serie'.

Ciudad de México.

Como en toda serie, siempre hay un personaje entrañable con el que empatiza el espectador.

Y ese es el caso del que encarna el argentino César Bordón, ni más ni menos que a Hugo López, el manager que más quiso y cuidó a Luis Miguel.

En la segunda temporada, que arrancó este domingo, se atestiguará que el empresario musical y artístico redoblará esfuerzos por mantener lo más equilibrado posible al cantante (Diego Boneta), quien empieza a desbordarse emocionalmente por tantos problemas familiares.

"Tenía la información de que Hugo López se desvivía por Luis Miguel y que tenían una relación de esta naturaleza (de respeto y confianza). Un paso sustancial en esta segunda temporada fue llevarlo al nivel en que nuestros personajes se consolidan.


"Cuando uno tiene que decirle algo al otro se lo puede decir a la cara sin miramiento; cuando uno quiere discutir, se puede discutir; cuando se debe regañar, se regaña. Ya no hay nada que impida esa relación de dos, que son familia. Me parece que a ese punto es donde pega esta segunda temporada", cuenta Bordón.

De amplia trayectoria en cine y televisión de su país, esté carismático histrión de 59 años también se sabe retado en su trabajo al presentar un retrato muy cercano al fallecido manejador de Luismi.

LEA: ¿Quién es Patricio Robles?, el nuevo villano de "Luis Miguel: la serie"

"Cuando uno tiene la oportunidad de interpretar a una persona viva, tiene dos caminos muy claros que son si la persona es un referente o si lo que ha vivido tiene una notoriedad pública.

"Nosotros tenemos una licencia poética, porque si bien hacemos una biopic, estamos haciendo ficción y esa ficción nos permite hacer que nuestro personaje tenga raíces con la realidad", relata Bordón.


Además de invertirle mucho tiempo a Luis Miguel, López tendrá que lidiar con una enfermedad grave que, parece tener mejora, y con la llegada de un personaje ambivalente que les ayudará -con la intención de desplazar a López) con los asuntos del ídolo: Patricio Robles (Pablo Cruz Guerrero).

Contento por el estreno de los dos primeros episodios, de ocho, Bordón advierte que él siente un encanto especial en esta producción porque le batalló para participar en ella.

Recuerda que sufrió dos interrupciones en las grabaciones, primero por el terremoto de 2017 en la CDMX, y después, la pandemia de Covid-19.

"Todos estamos muy contentos y comprometidos. En esta serie quien más responsabilidad tenía, por lejos, ha sido y es Diego Boneta haciendo a Luis Miguel".

La Prensa