Marjorie de Sousa estrena la canción "Ni Diabla Ni Santa"

La famosa venezolana sigue enfocada en su faceta como cantante

La actriz y cantante venezolana Marjorie de Sousa.
La actriz y cantante venezolana Marjorie de Sousa.

Monterrey, México.

En tiempos en los que no sólo los famosos están expuestos en redes y en que todo mundo se siente con la libertad de opinar sobre el prójimo, Marjorie de Sousa admite que ella no es ni tan mala ni tan buena.

Con un sonido urbano, la venezolana estrenó esta semana su sencillo, Ni Diabla Ni Santa, con el que pretende poner a bailar a sus seguidores y hacerlos reflexionar.

"Ni diablos ni santos, por eso somos seres humanos y estamos en la tierra, venimos a cumplir una misión, a ser mejores personas y tenemos que cometer errores para pasar por estos procesos", dijo la cantante.

"Muchas veces te juzgan de villano, diablo o de bueno y, realmente, los seres humanos no somos así. Tenemos muchos defectos que venimos a rectificar y ordenar en la vida", agregó.

La actriz enfrentó un proceso legal por la patria potestad de su hijo Matías, contra su ex pareja Julián Gil, padre del pequeño.

"Viví muchos momentos que nadie se imagina, pero lo más bonito de todo es cuando estás conectado con Dios y en el fondo sabes quién eres", señaló.

"No importa lo que digan de mí, voy a seguir caminando, creciendo, porque para eso estoy viviendo esta prueba.

"Mucha gente te juzga, te señala, pero nadie sabe, necesitan estar en tus zapatos para saber cuál es la verdad. Cuando pasaba eso yo decía: ¿esta gente qué onda? ¿vive conmigo o qué? La gente creía, pero poco a poco las cosas se van aclarando".

En la pasada Navidad, la intérprete lanzó el villancico que grabó con Matías, Mi Burrito Sabanero.

Desde que inició la pandemia ha estado más entregada a la música, pero indicó que también tiene planes en la actuación, que dará a conocer más adelante.

"Vivimos momentos difíciles, no sabemos si existe el mañana porque hay gente muy joven que se está muriendo con esa enfermedad tan rara (Covid-19), que nos está acechando a todos sin distinción de raza ni clase social. Literal, estamos en manos de Dios.

"Creo que son momentos para disfrutarlos, aprender que solo tenemos el ahora para vivir, debemos aprender más a dejar de juzgar a las personas, ordenar nuestras vidas y callarnos la boca", señaló.

A preguntarle si su tema Ni Diabla Ni Santa es vivencial, indicó que le gusta porque aplica a todos, incluida ella.

La Prensa