Gwyneth Paltrow crea y lanza juguete erótico

La actriz y empresaria presentó ¡su primer vibrador!

Gwyneth Paltrow  ha dejado un lado su faceta como actriz para dedicarse de lleno a su empresa de bienestar.
Gwyneth Paltrow ha dejado un lado su faceta como actriz para dedicarse de lleno a su empresa de bienestar.

Ciudad de México.

Tras sacudir el internet el año pasado con el lanzamiento de una vela con olor a su vagina, Gwyneth Paltrow vuelve al ruedo de la mano de su marca de estilo de vida Goop, justo en la temporada de San Valentín.

La actriz anunció en el sitio oficial de su compañía el lanzamiento de su primer juguete de masaje de placer sexual, el cual rápidamente ha dado de qué hablar en las redes sociales.

Disponible a partir de este domingo 14 de febrero, el vibrador de doble cara de 95 dólares presenta una "varita de bola maravillosa con vibraciones profundas y retumbantes para estimulación externa en un extremo y vibración potente y precisa para estimulación del clítoris".

Según la descripción del portal, cada lado del aparato, diseñado por la propia ganadora del Óscar durante la pandemia, ofrece ocho patrones de pulsaciones diferentes.


El masajeador es resistente al agua, por lo que se puede utilizar en el baño o en la ducha. Tiene una batería recargable y viene con un discreto candado de viaje y una bolsa.

Hecho de silicona suave similar a la textura de la seda y libre de ftalatos y látex, este juguete "está tan lujosamente diseñado" que la compañía, en su sitio, asegura que es demasiado encantador para ocultarlo.

"Es algo que dejarías en tu mesa de noche como un objeto de arte funcional", explica Goop.

Este vibrador es el último guiño a la salud sexual femenina de la marca de Paltrow, que durante mucho tiempo ha tenido como objetivo eliminar la vergüenza que rodea a la sexualidad femenina.

El año pasado, la actriz incluso estrenó su propia serie original con Netflix, The Goop Lab, donde habló de las polémicas velas: "This Smells Like My Vagina" y "This Smells Like My Orgasm", a 75 dólares cada una.

La Prensa