Esposa de Chicharito arremete contra periodistas: "Mi vida privada es privada. No es asunto de ustedes"

Sarah Kohan reaccionó molesta cuando le consultaron por su supuesta separación con el futbolista Javier Hernández

VER MÁS FOTOS
'Chicharito' y Sarah Kohan se casaron en 2019.
'Chicharito' y Sarah Kohan se casaron en 2019.

Ciudad de México.

"Mi vida privada es privada. No es asunto de ustedes", así de contundente fue la respuesta de Sarah Kohan tras ser cuestionada sobre los rumores de su separación del jugador Javier "Chicharito" Hernández.

La modelo fue abordada por una reportera del programa de espectáculos Suelta la sopa mientras caminaba en un centro comercial en Los Ángeles donde no se cansó de pedir que ya la dejaran tranquila.

Desde el nacimiento de Nala, su segunda hija, ni Sarah ni Chicharito han publicado fotos donde aparezcan juntos en sus redes sociales.

Los rumores sobre su ruptura se acrecentaron cuando durante las fiestas decembrinas, ambos compartieron sus buenos deseos a través de fotografías, sin embargo en la sesión familiar de la australiana, en la que posa junto a sus dos hijos, Hernández no aparece, lo que hizo que múltiples seguidores externaron su preocupación en los comentarios de la publicación.

Más tarde la celebridad de 26 años compartió en sus historias de Instagram una serie de imágenes con frases que aludían a una separación como: "Sabes que es amor cuando quieres que esa persona sea feliz, aún cuando tú no seas parte de esa felicidad" o "La decisión más difícil de tomar es alejarte de una persona con la que has intentado tanto tiempo que funcione".

Sin embargo, las publicaciones fueron eliminadas más tarde y ninguno ha confirmado la noticia.

Los problemas entre la pareja empezaron en octubre del año pasado, cuando se especuló que Noah no era hijo del "Chicharito", sino producto de una infidelidad de Sarah con el motivador del jugador, Diego Dreyfus, aunque ella lo negó.

El delantero de LA Galaxy, contrajo matrimonio con Kohan en 2019, meses después se convirtieron en papás de Noah, su primer hijo.

La Prensa