Taylor Swift regraba sus viejas canciones luego de que un fondo de inversión las adquiriera

La cantante estadounidense sigue inmersa en su lucha por recuperar sus primeras canciones

Taylor Swift dijo que comenzó a grabar de nuevo sus canciones antiguas, después de que un fondo de inversión haya adquirido los derechos de sus seis primeros álbumes por un valor de 300 millones de dólares.
Taylor Swift dijo que comenzó a grabar de nuevo sus canciones antiguas, después de que un fondo de inversión haya adquirido los derechos de sus seis primeros álbumes por un valor de 300 millones de dólares.

Estados Unidos.

Scooter Braun, el hombre al que Taylor Swift culpa de haber convertido su vida un infierno, acaba de vender el catálogo de la cantante que adquirió a principios de este año por una cifra que rondaría los 300 millones de dólares.

La estrella del pop reaccionó a esta noticia compartiendo un comunicado en el que desvela que el empresario y mánager de artistas como Justin Bieber impidió que el comprador -que ahora posee los derechos sobre sus seis primeros discos- se pusiera en contacto con ella.

“Hace unas semanas, mi equipo recibió una carta de un fondo de inversión llamado Shamrock Holdings, informándonos de que habían comprado el cien por cien de mi música, mis videos y la iconografía asociada a mis álbumes a Scooter Braun. Esta es la segunda ocasión en que mi trabajo se ha vendido sin mi consentimiento", dijo la artista.

MIRA: Taylor Swift "presta" una de sus canciones a Joe Biden

"Esa misma carta también afirmaba que inicialmente esperaban hablar conmigo antes de la venta para ponerme en antecedentes, pero Scooter Braun exigió que no establecieran ningún tipo de contacto conmigo o mi equipo, o el trato se cancelaría”, reveló.

Cuando se hizo público que su antiguo sello discográfico Big Machine Label había llegado a un jugoso acuerdo con Scooter, según el cual el control sobre el material que ella compuso durante la primera etapa de su carrera pasaba a manos de Braun, Taylor aseguró que había invertido toda una década en intentar lograr justo eso, comprar los derechos de sus discos, y que habría estado dispuesta a pagar lo que fuera necesario por conseguirlos.

Ahora confirmó que muy pronto estrenará nuevas versiones de todas esas canciones, que le pertenecerán solo a ella, tras expirar la cláusula de su antiguo contrato que le impedía hacerlo.

“Tengo preparadas muchas sorpresas. Quiero darles las gracias por apoyarme a lo largo de toda esta historia, y me muero de ganas de que escuchen lo que tengo preparado”, añadió dirigiéndose a sus seguidores.

La cantante posee la propiedad de las letras que escribió pero no de las grabaciones (audio), por lo que ya avanzó en verano que pensaba volver a grabar sus seis primeros álbumes, algo en lo que ya está inmersa.

De esta manera, las plataformas de "streaming" y los programas de televisión o anuncios que utilicen música de la artista podrán licenciar las versiones regrabadas en lugar de las anteriores.

LA LUCHA DE SWIFT POR EL CONTROL DE SU MÚSICA

Todo se remonta a la salida de la artista de su sello. Cuando el empresario estadounidense Scooter Braun, compró el antiguo sello de Swift en 2019, se hizo con el control de seis discos de la cantante, dos de ellos premiados con el Grammy al álbum del año.

De acuerdo con la versión de Swift, cuando intentó adquirir los derechos, Braun y su socio Borchetta exigieron una clausula en la que debía comprometerse a no hablar negativamente de ellos ni de la negociación, antes incluso de conocer el precio que pedían.

"Mi equipo legal dijo que esto no era para nada normal", aseguró Swift.

Ahora, a pesar de que el control de los derechos está en manos del nuevo fondo de inversión, Braun y Borchetta seguirán recibiendo beneficios por la explotación de su música, lo que ha animado a la artista a lanzarse de nuevo al estudio para grabar sus canciones antiguas.

"Espero que comprendan que esta es mi única forma de recuperar el orgullo que una vez tuve al escuchar canciones de mis primeros seis álbumes y también de permitir que mis seguidores escuchen esos álbumes sin sentimientos de culpa por beneficiar a Scooter", sostuvo Swift.

La Prensa