Salma Hayek no sonaba lo bastante tonta para Hollywood

La actriz se hartó de que muchos directores le pidieran que hablara más rápido en sus películas y que intentara parecer "más tonta" en lugar de permitirle explorar los matices de sus personajes

La actriz mexicana Salma Hayek.
La actriz mexicana Salma Hayek.

EUA.

Antes de desembarcar en Hollywood, Salma Hayek se había labrado un nombre como estrella de telenovelas en su México natal y de manera paralela había seguido formándose asistiendo a clases de interpretación muy estrictas de las que en una ocasión fue expulsada durante dos semanas por no "investigar lo suficientemente a fondo" cómo se barre un suelo.

En resumen, ella no era ninguna novata en la industria interpretativa cuando llegó a la meca del cine dispuesta a demostrar que el idioma no sería una barrera, pero para su desesperación, nadie estaba interesado en permitirle demostrar su talento.

"Desgraciadamente, nunca se me presentaron demasiadas oportunidades de hacer papeles en los que pudiera utilizar todo lo que había aprendido anteriormente", ha declarado en una entrevista a Total Film. "O preparabas uno a fondo y luego te impedían hacerlo de esa manera".

La experiencia de la intérprete en aquellos años era que no importaba cuánto hubiese estudiado un personaje y trabajado en su dicción o cuántos matices intentara darle al diálogo, al final, lo único que se esperaba de ella era que actuara como el estereotipo de 'bomba sexual latina'.

"Hubo directores que me dijeron a la cara: 'Habla más rápido y como si fueras más tonta. Tienes que sonar como si fueras más tonta, ¡y habla más rápido!'", ha recordado.

La Prensa