Sophie Turner creía que Joe Jonas era arrogante

La actriz estaba segura de que su ahora marido se presentaría en su primera cita con guardaespaldas -no fue el caso- y solo accedió a conocerle para reírse después contándoselo a sus amigos

Sophie Turner y Joe Jonas se casaron en 2019 tras dos años de noviazgo.
Sophie Turner y Joe Jonas se casaron en 2019 tras dos años de noviazgo.

EUA.

En la actualidad, Joe Jonas y Sophie Turner forman un matrimonio idílico que, según los últimos rumores, está esperando además su primer hijo, pero nada hacía presagiar un desenlace semejante cuando se conocieron.

El cantante fue quien dio el primer paso, enviándole un mensaje directo en Instagram a su ahora esposa para preguntarle si le gustaría que se vieran en persona aprovechando que él pasaría por Reino Unido con su gira, después de que su agente coincidiera con la actriz de Juego de tronos en una reunión y se diera cuenta de que ambos se entenderían a las mil maravillas.

En aquel momento, la intérprete estaba viviendo en un "apartamento horrible" en el barrio londinense de Camden junto a varios compañeros de piso y le pareció increíble que una estrella de la música le hubiera invitado a salir en una cita.

"Cuando se lo conté a mis conocidos, les pareció divertidísimo. Me dijeron que tenía que aceptar y contarles por mensaje todo lo que iba sucediendo en tiempo real. La verdad es que me esperaba que apareciera con un dispositivo de seguridad y todo eso. Estaba convencida de que sería un inmaduro", ha recordado ahora ella en una entrevista a la revista ELLE.

En consecuencia, Sophie eligió un "bar de mi**da" cerca de su casa para su primer encuentro e invitó también a varios amigos suyos que resultaban ser todos jugadores de rugby, en parte para sentirse segura y en parte porque no estaba convencida de que quien la había escrito por Instagram fuera realmente Joe.

Para su sorpresa, quien se presentó a la hora convenida en el lugar que le había dicho fue el vocalista de los Jonas Brothers, con un solo acompañante y dispuesto a demostrarle que sabía cómo pasárselo bien.

"No estaba acompañado por ningún guardaespaldas. Estaban solo su amigo y él, y bebieron tanto como todos los demás", ha señalado.

"Hablamos durante horas y horas y horas. Y en ningún momento me aburrí. Fue todo muy natural, no estábamos hablando por hablar, todo fluía de manera sencilla. Y muy pronto nos hicimos inseparables. Incluso me fui con él de gira", ha añadido para poner punto final a la historia de cómo conoció al hombre que, a todas luces, se convertirá en el padre de sus retoños.

La Prensa