Selena Gómez sufrió cuando la llamaron "gorda"

La cantante lleva años lidiando con fluctuaciones en su peso debido a la medicación que toma y, aunque ha aprendido a no prestar atención a las críticas, en el pasado le afectaron sobremanera

La cantante y actriz estadounidense Selena Gómez. Foto: AFP.
La cantante y actriz estadounidense Selena Gómez. Foto: AFP.

EUA.

La primera ocasión en que Selena Gómez tuvo que lidiar con el mal trago de ver su físico analizado y ridiculizado públicamente fue en 2015, cuando vieron la luz unas fotos suyas en bikini disfrutando de unas vacaciones en México. En aquella época aún no se sabía que la joven cantante padecía lupus o que se había sometido a un tratamiento de quimioterapia para lidiar con esa enfermedad autoinmune que le había hecho ganar algo de peso.

Pese a que en ese momento ella contraatacó publicando sus propias imágenes en ropa de baño en Instagram para demostrar que unos cuantos 'haters' no iban a conseguir que se avergonzara de su cuerpo, ahora la estrella del pop ha reconocido que las críticas le pasaron factura y cambiaron para siempre su relación con las redes sociales.

"Yo sufrí en primera persona lo que era que se metieran contigo por estar 'gorda' cuando mi peso empezó a fluctuar. Esa fue la primera vez. Padezco la enfermedad de lupus y también tengo que lidiar con complicaciones renales y de hipertensión; en resumen, tengo bastantes problemas de salud. En mi caso, fue entonces cuando empecé a notar la importancia que se le da a la imagen", ha desvelado en una nueva entrevista al podcast Giving Back Generation. "Todo aquello me dejó muy tocada durante bastante tiempo".

View this post on Instagram

Puma fam. In my Cali Sport. @pumasportstyle ❤

A post shared by Selena Gomez (@selenagomez) on



En la actualidad la artista todavía sigue ganando o perdiendo varios kilos "dependiendo del mes" debido a la medicación que tendrá que tomar de por vida. En consecuencia, ha decidido centrarse en vivir su vida sin prestar atención a nada más y, aunque sigue publicando contenido en su perfil de Instagram, ya no se obsesiona con la respuesta que reciben sus videos o fotos.

"Ya no estoy dispuesta a exponerme tanto como antes y a escuchar cualquier cosa que alguien tenga que decir de mí", ha apuntado para justificar esa nueva actitud.