"Game Of Thrones": Sale a la luz el responsable del vaso de Starbucks

Emilia Clarke, quien había asumido la culpa, contó que uno de sus compañeros le confesó que el vaso era suyo.

Juego de Tronos.
Juego de Tronos.

Redacción.

Después del estreno del cuarto episodio de la octava y última temporada de "Game of Thrones", "The Last of the Starks", un vaso de Starbucks se convirtió en uno de los principales protagonistas después de que apareciera "milagrosamente" en una de las escenas.

En su momento Emilia Clarke, quien personificaba a Daenerys Targaryen, asumió la culpa con una foto en Instagram, sin embargo, la actriz reveló recientemente en su paso por "The Tonight Show with Jimmy Fallon" el verdadero culpable.

Emilia Clarke, Jason Momoa y Peter Dinklage

Sophie Turner al igual que millones de fans señalaron a Emilia Clarke como la responsable debido a la proximidad que tenía del vaso.

Fue durante la escena de la fiesta de Winterfell que el vaso apareció tan solo segundos, pero eso bastó para desatar controversia en redes sociales.

Lea más: HBO producirá una serie sobre el millonario Jeffrey Epstein junto a Adam McKay

El vaso de Starbucks estaba sobre una mesa, entre Daenerys Targaryen (Emilia Clarke) y Jon Snow (Kit Harington), y ni la celebración por haber sobrevivido a la batalla más larga y épica de la producción tuvo tanta repercusión como el tremendo error.



El culpable del vaso de Starbucks en Juego de Tronos

La actriz rompió el silencio y reveló que un miembro del reparto confesó el desastre.

"Hace poco tuvimos una fiesta antes de los Emmy, y Conleth (Hill), quien interpreta a Varys, y que está sentado a mi lado en esa escena, me llevó un costado y me dijo: 'Emilia, tengo que decirte algo. Tengo que decirte algo, linda. ¡La taza de café era mía! ¡Era suya!", confesó Clarke ante las cámaras de Jimmy Fallon.

La actriz, de 33 años, continuó explicando por qué Hill no confesó antes. "Me dijo: 'Lo siento, cariño, no quería decir nada porque no quería que todo el mundo se me echara encima como a tí'. Y yo estaba como '¡¿Qué?!'".



"Podría haber estado borracho, pero lo dijo", contó Emilia Clarke aclarando quien fue el verdadero culpable de uno de los más grandes errores de la serie.