Más noticias

Shaila Dúrcal aumentó de peso para combatir la 'tristeza'

La cantante española, hija de Rocío Durcal, reconoce que no está atravesando una buena etapa

VER MÁS FOTOS
El apoyo de su esposo y su familia han hecho que Shaila no caiga en una profunda depresión.
El apoyo de su esposo y su familia han hecho que Shaila no caiga en una profunda depresión.

Texas, Estados Unidos

Shaila Dúrcal, la cantante hija de Rocío Durcal, está viviendo de forma muy relajada después del fatídico accidente doméstico que sufrió hace ya un año, el que la llevó a perder parte de su dedo y la llevó a someterse a un tedioso proceso de rehabilitación. A pesar de todo la española trata de mantenerse en el medio a pesar de las duras críticas.

Esta situación en su vida la llevó a aumentar "veinte kilos" de peso que ha ganado también tras su decisión de dejar para siempre el tabaco, lo cierto es que Shaila Dúrcal ha reconocido ahora que no está atravesando una buena etapa a nivel anímico y que precisamente recurre al sentido del humor para tratar de restar gravedad a su situación.

Además lea: El festejo de Shakira por los diez años de su álbum "She Wolf"

"Todavía tengo momentos de bajón, pero con el apoyo adecuado se superan. Tengo que recuperar movilidad y por eso hago rehabilitación. Pero es lento", ha asegurado la hija de la malograda Rocío Dúrcal en conversación con la revista Diez Minutos. "No es que me dé lo mismo [haber engordado]. Todos tenemos defectos y virtudes. Y antes de que te digan, sin demasiado tacto, 'Mira cómo se ha puesto esta', pues prefiero reírme de mí. Hago bromas que me ayudan a salir de la tristeza", ha aseverado en su entrevista.

La hermana de la también artista Carmen Morales, madre de una niña junto a su marido Dorio Ferreira, tampoco ha tenido reparo alguno a la hora de pronunciarse sobre los comentarios que solía recibir cuando estaba, a juicio de algunos, extremadamente delgada. De hecho, la intérprete ha querido dejar bien claro que esos rumores de que padecía anorexia eran completamente infundados y, sobre todo, que esos tiempos fueron de los más satisfactorios de su vida.

"Sí, pero era la época en la que estaba más feliz. Había dado un giro a mi vida porque hacía deporte y estaba aprendiendo a comer bien, que es por lo que he sufrido siempre. Y todas las críticas me afectaron y recaí en las malas costumbres. Además, tengo un problema muy gordo de tiroides. Ha sido un año muy difícil", se ha sincerado la vocalista afincada en Houston, en el estado de Texas.