Más noticias

Netflix: Ya está disponible la segunda temporada de Élite

La serie española llega con más misterios y enredos que nunca.

Redacción.

La desaparición de uno de los alumnos vuelve a cimbrar el exclusivo colegio Las Encinas... y todos son sospechosos.

Así como el ciclo anterior la muerte de Marina (María Pedraza) provocó el misterio de la trama, la segunda temporada de Élite comenzó hoy con la incógnita de quién es ahora el culpable.

"Cada uno de los personajes vuelve a tener que ver con la desaparición, no se sabe el responsable. Otra vez son estos interrogatorios y ese thriller que te atrapa desde el día uno", adelantó la actriz mexicana Danna Paola, quien interpreta a Lu en la historia.



Aunque los estudiantes intentan volver a la normalidad tras el asesinato de Marina, los secretos que rondan el crimen, y este nuevo suceso, ensombrecerán sus vidas.

"Es como si pasaran años en cada uno de los personajes. Es padrísimo ver la manera en que vamos madurando poco a poco y experimentando situaciones que dejan un sabor de boca amargo, porque te van contando cosas que no se cierran y se van abriendo más misterios.



"Mariana siempre va a estar presente, es un misterio que todavía no se cierra y va a seguir dando de qué hablar. Van a poder ver un poco de cómo sigue viviente en cada uno de los personajes a lo largo de la temporada", agregó la actriz.

La llegada de tres nuevos compañeros, Cayetana (Georgina Amorós), Rebeca (Claudia) y Valerio (Jorge López), el hermano de Lu, también sacudirá la vida de los protagonistas.

"Vinieron a darle una frescura a Élite, cada personaje tiene un nuevo mundo que afecta. En el caso de Lu, la llegada de su hermano, se verá un poco más de su familia y la razón de por qué es así.



"La manera en que se relaciona tiene mucho que ver con cómo ha estado sola toda su vida, intentando ser la hija perfecta", explicó la también cantante.

En medio de un elenco mayormente español, la mexicana y Jorge, de origen chileno, son los representantes latinos de la serie, cuyo lazos sobrepasarán los fraternales.

"He tenido una conexión preciosa y hemos trabajado mucho esa relación de hermanos que va más allá del amor que hay en la familia. Se justifica, la relación que tengan, el amor que hay de por medio y que han tenido que aprender solos de la vida.

Lea más: La Usurpadora rompe récords de audiencia en su estreno

"Son personajes que se conocen. Él es el único que sabe bien quién es Lu, que no tiene filtros con él ni él con ella. Ves una parte de Lu completamente diferente con su hermano a como es con el resto".

La primera temporada del show se volvió un éxito inmediato. Fue la producción de Netflix más maratoneada durante su semana de estreno en 2018.

Hace unos días, durante la presentación de la segunda entrega, se confirmó que para 2020 habrá una tercera ya grabada.



"Tocando un poco los temas que ya se conocían en la primera temporada y agregando ciertas situaciones que también son muy comunes pero que casi no se cuentan dentro de la televisión.

"Justamente es una temporada que tiene mucha información, cada capítulo es para volverlo a ver, porque quieres entender muchas cosas y hay otras todavía muy escondidas detrás de cada trama", adelantó.

ASÍ LO DIJO

"Ha sido una experiencia única. Esta segunda temporada, siendo mucho más oscura, intensa y salvaje, nos lleva a tener que trabajar mucho mejor en las tramas para contarlas de la mejor manera posible y con la mayor verdad", contó Danna Paola.