Más noticias

Viuda de Nipsey Hussle se tatúa el rostro del rapero en el brazo

La actriz Lauren London ha querido rendir homenaje a su pareja tras su asesinato el pasado 31 de marzo.

Nipsey Hussle y Lauren London.
Nipsey Hussle y Lauren London.

Redacción.

La actriz Lauren London ha querido rendir homenaje a Nipsey Hussle, su pareja durante los últimos seis años y padre de su hijo menor, grabándose sobre la piel el rostro del malogrado rapero junto a la frase 'God will rise', la misma que el músico llevaba tatuada cerca del ojo derecho.

"El amor verdadero nunca muere. Ahora cuando me veáis a mí, también le veréis a él", ha escrito Lauren en su cuenta de Instagram junto a una fotografía en la que muestra el diseño completo, que ocupa todo su antebrazo.

Este mismo jueves Lauren participó en el funeral público celebrado en el Staples Center de Los Ángeles para honrar la memoria del intérprete, que murió asesinado el pasado 31 de marzo después de que un hombre, que ya ha sido arrestado por las autoridades, le disparara a quemarropa a él y a sus dos acompañantes cuando salían de la tienda de ropa The Marathon Clothing que Nipsey poseía en el barrio donde se crió.

Su viuda subió al escenario acompañada del pequeño de dos años que tuvo con el artista, Kross; su hijo mayor de nueve años, Kameron, que comparte con el rapero Lil Wayne; y Emani, la hija de siete años que Nipsey tenía fruto de una relación anterior.

"Mi mayor dolor es por mi hijo de dos años, que probablemente no recordará lo mucho que le quería su padre. Yo me siento afortunada y bendecida de haber estado al lado de un hombre como él", aseguró durante su emotiva intervención durante la que le recordó como un padre cariñoso y una persona curiosa que había aprendido todo lo que sabía por sí misma.

El pequeño Kameron también quiso pronunciar unas palabras acerca del hombre que ha sido una figura paterna para él y compartir con todos los presentes el sueño que había tenido poco después del fallecimiento de Ermias, como se llamaba realmente el rapero: "La noche del dos de abril tuve un sueño, y estaba en el paraíso, jugando en el océano, cuando Ermias apareció. Me dijo: ¿Cómo estás, campeón? Porque así era como me llamaba él. Me di la vuelta, le cogí de la mano y le di un abrazo".