Más noticias

Halsey pensó en prostituirse antes de saltar a la fama

La cantante ha vuelto a compartir sobre los años previos a su ascenso la fama para reconocer que llegó a plantearse intercambiar sexo a cambio de dinero para poder comer.

Halsey ahora apoya a instituciones que ayudan a las personas sin hogar.<br/>
Halsey ahora apoya a instituciones que ayudan a las personas sin hogar.

Estados Unidos.

En el pasado la cantante Halsey ya se había sincerado acerca de la difícil etapa que atravesó antes de cumplir siquiera los veinte años, justo después de que abandonara la universidad y antes de que supiera si algún día conseguiría hacerse un hueco en la industria musical.

En aquella época, según explicaba ella, se quedaba en sofás de amigos y se pasaba las noches deambulando por las calles cuando no encontraba un sitio donde dormir porque sus padres la habían echado de casa por una 'diferencia de opiniones' sobre cómo había decidido vivir su vida.

Este sábado la estrella de la música volvió a compartir ese mismo relato, pero desde un punto de vista mucho más crudo reconociendo que su situación llegó a ser tan dramática que se planteó recurrir a la prostitución solo para poder seguir comiendo.

"En la época en que estuve viviendo en Nueva York era aún una adolescente. Mientras mis amigos elegían la decoración de sus habitaciones de la universidad, yo trataba de decidir si debería dejar a un extraño usar mi cuerpo solo para poder permitirme comprar comida. No era porque hubiese hecho nada malo, o porque mis padres no me quisieran, porque me querían, mucho. Pero una serie de desafortunadas circunstancias hicieron que acabara encontrándome en esa posición, y puede sucederle a cualquiera", aseguró la intérprete durante su intervención en el evento 'Ending Youth Homelessness: A Benefit For My Friend's Place' en el que fue homenajeada por su trabajo humanitario para dar visibilidad y ayudar al número cada vez mayor de menores de edad que acaban siendo indigentes.

MIRA: Charlize Theron pide que se animen a conquistarla

"La pura realidad es que esta epidemia es mortal. No se trata de jóvenes que necesiten sentirse reafirmados o escuchados. Va más allá de darles una identidad o esperanza: es cuestión de vida o muerte", afirmó en su intervención, en la que recalcó que el 40 por ciento de los afectados pertenecen al colectivo LGBTQ+.

"Muchos de ellos han sido abandonados por sus familias y sus comunidades porque no aprobaban su estilo de vida. Eso significa que les resulta más complicado acceder a cobertura sanitaria o de salud mental, a servicios legales, a una educación, y eso lo complica todo para ellos", recalcó basándose en su propia experiencia.