Más noticias

Madre de Saoirse Ronan la protegió del acoso

La intérprete irlandesa, quien inició su trayectoria cinematográfica siendo solo una niña, atribuye a su entregada progenitora la burbuja de protección en la que estuvo inmersa en esos tiempos

La actriz irlandesa Saoirse Ronan.
La actriz irlandesa Saoirse Ronan.

EUA.

Con solo 24 años de edad, la actriz irlandesa Saoirse Ronan ya se ha consagrado como uno de los valores seguros del Hollywood actual y, de hecho, ha llegado a acumular nada menos que tres nominaciones a los premios Óscar a lo largo de su exitosa carrera cinematográfica. Una de las razones que explican esta deslumbrante trayectoria profesional reside sin duda en su precocidad, ya que con solo 13 años recibió un sinfín de críticas positivas por su papel en 'Expiación' (2007) y la primera de ese trío de candidaturas que, sin embargo, no llegaron a materializarse en estatuillas doradas.

Además de haber empezado a labrar su notable currículum artístico siendo solo una niña -lo que le permite disfrutar a día de hoy de una situación de claro prestigio en la industria, así como contar con un futuro prometedor-, la joven intérprete también se congratula estos días de haber conseguido mantenerse en todo momento al margen del lado más oscuro y peligroso del mundo del espectáculo.

No obstante, y como se desprende de la entrevista que ha concedido para el próximo número de la revista Harper's Bazaar, la artista no se refiere a esa vida de excesos y descontrol a la que han sucumbido ciertos ídolos juveniles por razones que en muchos casos van ligadas al estrés laboral o al escrutinio mediático, sino concretamente al trato degradante y vejatorio del que han sido víctimas tantas mujeres -y algunos hombres- como resultado de ese clima latente de tolerancia y silencio que, hasta ahora, amenazaba con perpetuar prácticas tan reprobables como las del acoso y el abuso sexual en el seno de la industria.

En ese sentido, la también protagonista de 'Queen Mary of Scots' y de la premiada 'Lady Bird' no ha dudado en agradecer públicamente a su madre Monica, a la que ha descrito en numerosas ocasiones como su mejor amiga y mentora, que ejerciera como la mejor de las guardianas durante esos primeros años de trabajo marcados por la inocencia y el carácter vulnerable de Saoirse, evitando así que la actriz pudiera verse "expuesta" al olfato depredador de ciertos ejecutivos y hombres poderosos del sector.

"Sinceramente, no sé qué habría sido de mí si mi madre no hubiera estado siempre a mi lado. Quizá habría estado algo más expuesta a esos riesgos, pero ella me protegió de todo ello. La verdad es que en esa primera época no tenía ni idea de que ciertas personas podían abusar de su poder de esa forma. Gracias a ella puedo decir que, afortunadamente, nunca he sido víctima de esa clase de comportamientos", ha contado la actriz en su conversación con la revista para, a continuación, señalar que la juventud y la ingenuidad suelen suponer con frecuencia puntos débiles de los que se aprovechan aquellos opresores carentes de escrúpulos.

"Cuando me fui de casa con 19 años para vivir por mi cuenta, no era precisamente la chica más avispada y perceptiva del mundo, al igual que muchas otras personas. Tampoco es que me haya criado entre algodones, pero está claro que procedía de un entorno seguro y que siempre me había sentido protegida", ha explicado.