Más noticias

Gabriel Soto: “Dejé una vida infeliz”

El actor ha sido atacado por su romance con Irina Baeva tras su divorcio con Geraldine Bazán.

 Gabriel Soto aconsejó a Geraldine Bazán, su ex, dejar de “promover el odio y acabar con una guerra sin sentido”.
Gabriel Soto aconsejó a Geraldine Bazán, su ex, dejar de “promover el odio y acabar con una guerra sin sentido”.

Ciudad de México, México

Gabriel Soto se desahogó a través de un post en Instagram sobre su polémica situación con su exesposa Geraldine Bazán.

El actor y su novia Irina Baeva han sido atacados en las redes sociales por iniciar una relación al poco tiempo del divorcio de Soto con Bazán. Gabriel comenzó su publicación pidiéndoles a sus hijas Elissa y Alexa que luchen por sus sueños y busquen lo que las haga felices.

Sin embargo, le tiró a su exesposa al revelar que él ya no se sentía cómodo en esa relación y que le lastimaba demasiado. “A veces por querer salvar una situación uno se olvida que esa es la ley número 1 de la vida por la que yo me muevo y todo el mundo se debería mover”, explicó.

Remató asegurando que a sus hijas nada les faltará: ni amor, cariño y mucho menos dinero.

“Preferí tener un final cordial a una vida diaria sin felicidad ni armonía, para mí y para mis hijas, quienes desde que llegaron al mundo han tenido en mí a un padre presente, amoroso y a un amigo incondicional que jamás las abandonará porque más allá de tener la bendición de proveerles de cosas materiales tengo la bendición más grande de darles amor sin límite”, agregó el galán de 43 años.

Y finalizó recordando que él admira a las mujeres empoderadas, pero no a las que atacan sin razón, lo que algunos cibernautas entendieron como una pedrada a Geraldine.

“Respeto y admiro a todas las mujeres empoderadas frente a una situación adversa, pero llamo a la reflexión de aquellas que con casa, chofer, nanas, colegiaturas, seguros médicos, vacaciones, tarjeta de crédito y todo pagado siguen atacando y promoviendo el odio en lugar de acabar con una guerra sin sentido ya. Que todos quienes me leen encuentren la paz y la felicidad para su alma, así como yo encontré la mía”, concluyó.