Más noticias

Burt Reynolds no llegó a rodar las escenas de su película con Quentin Tarantino

El filme dirigido por Tarantino habría sido su última película, pero desgraciadamente el veterano actor murió antes de grabar las escenas de su personaje, que estaban previstas para hacerse en unas semanas.

Estados Unidos.

El último proyecto en que estaba previsto que participara Burt Reynolds era la película de Quentin Tarantino titulada 'Once Upon a Time in Hollywood', pero el inesperado fallecimiento del intérprete este jueves a los 82 años a consecuencia de un paro cardíaco dejaba en el aire su aparición en el filme.

Aunque la producción de la película, protagonizada por Leonardo DiCaprio, Brad Pitt y Margot Robbie, arrancó este mismo verano, el amplio elenco repleto de pesos pesados de la industria, como los veteranos Kurt Russell y Al Pacino o jóvenes estrellas como Lena Dunham y Maya Hawke, hace que resulte casi imposible saber quién ha rodado ya qué escenas.

También lee: Bruce Willis regresa a 'Duro de Matar'

Sin embargo, tal y como ha confirmado ahora una sobrina de Reynolds, el actor no tuvo la oportunidad de completar este último trabajo, ya que en la agenda de grabación no estaba previsto abordar su personaje hasta finales de este mes de septiembre.

"Mi tío estaba muy emocionado ante la perspectiva de trabajar con Quentin Tarantino y el maravilloso reparto que había reunido", ha asegurado Nancy Lee Hess en un comunicado público.

En la historia, ambientada en el Hollywood de 1969 en torno a una antigua estrella de westerns televisivos (DiCaprio) y su doble de acción (Pitt), Reynolds debía meterse en la piel de un ranchero ciego llamado George Spahn, que alquilaba su propiedad para rodajes de cine y que acababa permitiendo que Charles Manson y su secta de seguidores se mudaran a una parte del terreno.

También mira: Primeras fotos oficiales de Brie Larson como la Capitana Marvel

Ese personaje le habría ofrecido la oportunidad de poner el broche de oro a su carrera, que vivió más de un altibajo, de manera poética al sumergirle en un mundo en que muchos de los personajes -en especial los dos protagonistas- se sienten perdidos en la meca del cine que una vez les coronó como sus estrellas y que ya no logran reconocer, al igual que le sucedió al propio Reynolds a lo largo de su trayectoria, que le vio convertirse en uno de los actores más taquilleros de los 70 y principios de los 80, para que esa misma década la industria le diera la espalda y le obligara a regresar a la pequeña pantalla.

Solo consiguió regresar a finales de los 90 con, irónicamente, una cinta de la que siempre renegó, 'Boogie Nights', y que le valdría su única nominación al Óscar.