A partir de hoy, la deportación exprés contra los ilegales regirá en todo EEUU

Agentes de inmigración podrán expulsar a los ilegales sin nececidad de comparecer ante un juez.

Detención. Con la ampliación de las deportaciones exprés, EEUU busca frenar la ola migratoria. AFP
Detención. Con la ampliación de las deportaciones exprés, EEUU busca frenar la ola migratoria. AFP

WASHINGTON.

El Gobierno del presidente Donald Trump prevé ampliar la aplicación de las deportaciones expeditas de inmigrantes que han permanecido de forma ilegal en el país menos de dos años, según documentos del Departamento de Seguridad Nacional (DHS) revelados ayer.

La Administración Trump expandirá ampliamente la autoridad de los agentes de inmigración para deportar a migrantes sin que se les permita comparecer primero ante un juez, su segundo gran cambio en materia migratoria en los últimos ocho días.

A partir de hoy, las deportaciones aceleradas podrán ser aplicadas en todo el territorio estadounidense a cualquier persona que lleve menos dos años en el país de manera ilegal. Previamente, dichas repatriaciones se limitaban principalmente a las personas que eran arrestadas casi inmediatamente después de cruzar la frontera con México.

36.2%
redujo México el flujo migratorio ilegal hacia EEUU desde principios de junio, según anunció ayer el canciller mexicano Marcelo Ebrard. También informó que dentro de 45 días, el 5 de septiembre, se volverá a reunión con funcionarios de EEUU para examinar los resultados.

El documento, reseñado por medios locales y cuya publicación está prevista para hoy en el Registro Federal, da cuenta de las nuevas directrices para las deportaciones exprés, rubricadas por el secretario interino de Seguridad Nacional, Kevin McAleenan.

La nueva norma apunta a aquellos extranjeros que están en EEUU “sin haber sido admitidos o en libertad condicional luego de la inspección de un agente de inmigración en un puerto de entrada”, proceso que se aplica para los solicitantes de asilo.

También se dirige contra quienes no llegaron por mar o hayan entrado por aire por un puerto a más de 150 kilómetros de las fronteras. En estos casos, los afectados no deben haber estado físicamente en el país en los dos años previos a que se determine su inadmisibilidad. Otros afectados serán quienes han permanecido en el país continuamente durante al menos 14 días, pero menos de dos años.

En corto
1La medida fue creada conforme a una ley de 1996, pero se mantuvo prácticamente en desuso hasta 2004, cuando el DHS indicó que se ejercería en personas que fueron arrestadas menos de dos semanas después de cruzar hacia EEUU por la vía terrestre o que fueron detenidos a menos de 160 kilómetros de la frontera.

2El 15 de julio, el Gobierno de Trump anunció que impedirá otorgar el asilo a los inmigrantes que no lo soliciten antes en un “tercer país seguro”.

Según la norma, cualquier extranjero que sea colocado en un proceso de deportación “acelerada” y que manifieste su intención de solicitar asilo o que exprese temor a ser perseguido o torturado de regresar a su país, “será entrevistado por un oficial de asilo” que determinará su tiene “un temor creíble”. “Si el oficial de asilo determina que el extranjero ha establecido un temor creíble; será remitido a un juez de inmigración para que siga considerando su solicitud de asilo en los procedimientos”, reza en el documento.

La Unión Americana de Libertades Civiles (Aclu) y el American Immigration Council señalaron que entablarán una demanda para bloquear la medida.