Una anciana italiana de 104 años sobrevivió a la gripe española y ahora se curó del coronavirus

La longeva mujer se contagió en el asilo donde vive, pero en veinte días logró vencer al COVID-19.

Ada Zanusso ha pasado por momentos clave en la historia de la humanidad como la Primera y la Segunda Guerras Mundiales, la pandemia de la gripe española y ahora el coronavirus.
Ada Zanusso ha pasado por momentos clave en la historia de la humanidad como la Primera y la Segunda Guerras Mundiales, la pandemia de la gripe española y ahora el coronavirus. /

Lessona, Italia.

Una anciana italiana de 104 años de edad se ha convertido en la persona más longeva del mundo en superar la enfermedad provocada por la pandemia del nuevo coronavirus COVID-19 y que ha afectado a todo el mundo.

Se trata de Ada Zanusso, quien vive en un asilo de ancianos en la ciudad de Lessona, en el norte de Italia. En su longeva existencia, esta anciana superó la Gripe Española de 1918, dos Guerras Mundiales, y ahora acaba de vencer al enemigo más peligroso que enfrenta el planeta en estos días: el coronavirus.

Con su supervivencia frente al COVID-19 que castiga a los italianos con especial furia, Zanusso se convirtió en una de las pacientes más viejas en superar esta pandemia, según informa el medio tialiano Corriere Torino, un anexo local del Corriere della Sera.

Giampetro Bisotto, el hijo de Zanusso, asegura que la mujer sobrevivió al virus "por su elección". Ella habita en la residencia María Grazia, en la citada ciudad de la región de Piamonte, donde al menos nueve residentes han muerto por coronavirus, y todavía hay otros internos afectados.

SE CURÓ DEL VIRUS

"Ella se curó milagrosamente - dice su hijo-. Es una mujer con un temperamento fuerte y vigoroso. Su fe y su hábito de estar siempre al aire libre siempre la ayudan". Agregó que su madre “se está recuperando bien. "Incluso comenzó a leer y rezar el rosario nuevamente por la noche”.

Ada Zanusso.1(800x600)
Ada Zanusso muy contenta tras superar el coronavirus.

A principios del mes de marzo, Zanusso comenzó a sentirse mal. Tenía fiebre y vómitos. Su hijo no pudo buscarla porque las visitas a la residencia estaban prohibidas a causa de la pandemia, pero pudo escucharla por teléfono y hacer videollamadas. "Por supuesto, sospeché que lo de ella era coronavirus", dice Bisotto.

Recién el 17 de marzo los mayores de 100 años de la residencia fueron testeados mediante el hisopoado para ver si tenían el virus de la pandemia. Pocos días después, el resultado no dejaba dudas: Zanusso tenía coronavirus.

Pero la mujer pudo salir adelante. "Ahora está curada -dice su hijo-. Está bien, volvió a su vida habitual. Temí lo peor, pero siento que ella está de nuevo. Incluso comenzó a leer y rezar el rosario nuevamente por la noche".

La recuperación de Zanusso ocurre en un contexto en el que Italia parece vivir una tendencia a la caída del número diario de muertos en el país a causa del coronavirus. Sin embargo, la cifra de afectados desde que llegó el virus a la península es escalofriante: 132.547, con más de 16.500 personas fallecidas.

LA GRIPE ESPAÑOLA

Originaria de Veneto, región del noreste de Italia, Ada Zanusso llegó a Biella en 1947 con su esposo y los dos primeros de los cuatro hijos.

Italia afectado(800x600)
Italia es uno de los país más afectados en números de muertes por el coronavirus con casi 18 mil fallecidos.

Su historia está marcada por la superación, ya que también sobrevivió a los dos guerras mundiales y a la Gripe Española, que se estima mató entre 30 y 50 millones de personas en todo el mundo (entre ellos, alrededor de 600.000 italianos), además de haber infectado a unas 500 millones, cerca de un tercio de la población mundial por ese entonces.

Carla Furno Marchese, una de las médicas que atendió a Ada durante estos días, expresó su emoción por la recuperación de la abuela italiana: “Una gran alegría y una recompensa para todos aquellos que la han cuidado”.

La Prensa