Más noticias

Influencias externas deslumbran a mujeres en Honduras

<p>Rómulo Emiliani y Gilda Rivera lamentan que estereotipos de otros países que afecten a Honduras.</p>

VER MÁS FOTOS
/

Las populares narconovelas han desatado la polémica en varios sectores de la opinión pública. Para unos es lo que se refleja actualmente en la sociedad, para otros son claros ejemplos para la juventud de prostitución, crímenes, droga y falta de valores morales.

Estas teleseries y películas han dejado a un lado la típica historia de la muchacha pobre y sumisa que se enamora del muchacho rico y que en toda la trama llora y sufre.

Estas nuevas tendencias tratan temas de narconovelas colombianas en las mujeres.

“El principal problema es el acceso a una educación integral. Si en este país hubiera programas de educación que fortalecieran la autoestima de las mujeres, programas educativos que permitieran a las mujeres reinsertarse en el mercado laboral las mujeres, no se irían a la salida fácil”, comentó.

Rivera recalcó que si las mujeres jóvenes se dejan influenciar por esa cultura es por la falta de oportunidades. “Es una sociedad bastante excluyente, además discriminatoria contra las mujeres. No pensaría que las mujeres se estén dejando influenciar”, dijo la coordinadora del CDM.

Sin oportunidades

Mirian Fonseca, directora del
área de sicología de Cáritas en San Pedro Sula, explicó que las primeras necesidades que hay que satisfacer son las básicas, que son las fisiológicas, dormir, comer, vestir y salud.
“Cuando se es pequeño se tiene a alguien que les supla esas necesidades, pero cuando se es adulto ya no, y si no tiene dinero para suplirlas tiene que ver cómo lo consigue”.

La sicóloga dijo que hay casos de muchachas jóvenes que terminan su educación secundaria e ingresan a la universidad, pero no tienen dinero para comprarse un teléfono de moda. “Se entra en otra etapa que se llama etapa de pertenencia o asociación y es en esa en la que se quiere pertenecer a los grupos y hay exigencias que son sociales, es por eso que buscan la manera de estar a tono con los demás y si hay alguien que les facilita el dinero lo toman.

Estas bandas dedicadas a actividades delictivas operan cambiando el perfil de ellos y van a las universidades en busca de muchachas y las apantallan”, manifestó la sicóloga.

Isbela Orellana, catedrática de la carrera de Sociología de la
Unah-vs (Universidad Nacional Autónoma en el Valle de Sula), dijo que la sociedad exige personas de éxito, pero no se tienen las oportunidades para alcanzarlo.

“El enfoque que se le debe dar a la problemática de violencia, criminalidad, narcotráfico y crimen organizado tiene que ser por la vía de cuáles son las condiciones socioeconómicas, culturales y políticas que la sociedad está originando que orilla a las personas a cualquier situación ilícita para sobrevivir”, comentó la socióloga.

No hay política de Estado

Ana Alejandrina Pineda, ministra de Justicia y Derechos Humanos, reconoció que hasta la fecha no existe una política de Estado encaminada a proteger de la violencia a las mujeres.

“Sin embargo, se trabaja con grupos organizados para crear una norma jurídica que penalice de manera drástica los crímenes y que además impulse un programa integral preventivo”, dijo.

Explicó Pineda que próximamente presentarán al Congreso Nacional una iniciativa de ley que califique la muerte violenta de mujeres como femicidios y que además estos puedan ser calificados según como se cometan. “Llegando las condenas hasta la cadena perpetua cuando la víctima haya sufrido violencia antes o sea muerta solo por la condición de mujer”, expresó. La funcionaria señaló que tanto el Inam (Instituto Nacional de la Mujer) como la Fiscalía de la Mujer y otras organizaciones feministas socializan la iniciativa de ley que busca controlar el elevado nivel de muertes.

“Además se prepara un foro internacional para conocer experiencias de otros países a fin de lograr que la propuesta de ley lleve las garantías necesarias de controlar la violencia y luego de penalizarla para evitar la impunidad, que es la que ha generado hasta el momento esas elevadas cifras”, concluyó la ministra.

El libro de Pablo Escobar causa furor en Colombia


Completar el álbum de figuritas dedicado a
Pablo Escobar es el nuevo pasatiempo
de miles de niños de los barrios populares de Medellín, ciudad que fue el centro de operaciones del mayor narcotraficante de la historia del país.

“Pablo Escobar, el patrón del mal”, es el álbum que se consigue en cualquier kiosco de las zonas de bajos recursos de la segunda ciudad colombiana.

El álbum está dedicado en su mayoría a los personajes de Escobar. “El patrón del mal” también es una popular serie sobre su vida que comenzó a emitirse desde mayo pasado consiguiendo históricas medidas de audiencia.

Pero también aparecen imágenes del verdadero capo narco. Al igual que todo álbum de figuritas, quien lo complete podrá obtener numerosos premios, que en este caso aparecen detallados en la última página del librillo, por debajo de la letra de la canción central de la telenovela. Una memoria USB, una pelota de básquetbol y hasta un iPod son algunas de las recompensas que promete la empresa detrás de la publicación.

La popularidad de este pasatiempo -y la serie televisiva que lo inspiró- preocupa a las autoridades educativas de esa ciudad, quienes objetan la glorificación que hace la ficción de un mafioso responsable de más de cinco mil muertes, entre ellas, decenas de periodistas, policías y políticos.

Según opinaron a la prensa colombiana varios profesores universitarios, la sofisticación de esa oscura etapa del país, que incluyó actos terroristas en las principales ciudades, resulta sumamente perjudicial para los menores de edad, quienes podrían sentirse atraídos y deslumbrados por las fechorías y excesos del fallecido jefe del Cartel de Medellín.

Ver más noticias sobre Honduras